Sitios

Arte en México

compartir en facebook  compartir en twitter

Myra Landau

Emilio Carballido



Myra Landau: Laberintos de gitana

He admirado siempre a Myra Landau como una flor única de la pintura mexicana. Nuestra, en el sentido que lo son Leonora Carrington o Remedios Varo, Myra llegó a nosotros con su esposo Miguel Salas Anzures, magnífico editor, crítico y creador. Por él conocimos el trabajo de esta gitana rumana aposentada en Brasil y que se volviera nacional y veracruzana en pocos años. Myra tiene una poesía geométrica, una pureza vibrante de líneas entrelazadas y colores radiantes que es hija, obviamente de Mondrían, pero que si parte de ahí seguirá luego rutas que podrían empatarla con zonas de Klee o del catalán Miró, de Carlos Mérida. Sin embargo, su personalidad es fuerte; algo suyo no necesita firma para ser identificado. Ella es ella, y eso se llama fuerza de expresión y originalidad. Es reina también de las texturas. Sus pasteles sobre lino en grandes formatos tienen una seducción acariciante, dan gula visual. He admirado siempre a Myra, he gozado su obra. He lamentado grandemente su ausencia, pero es gitana, siempre tiene que largarse en su carreta aérea a otros climas. a Brasil o a Italia. Ahora la tenemos en Roma, pero afortunadamente algo de su obra sigue llegándonos. Esta exposición será un privilegio para la galería y para los que asistimos.

 









 
 
Fuente: Texto escrito por el dramaturgo mexicano para presentar Ritmos romanos, la última exposición de Myra Landau en la galería independiente marie-louise ferrari, en Xalapa, Ver., inaugurada el 22 de noviembre de 2000

 

 

Redes sociales