Sitios

Arte en México

compartir en facebook  compartir en twitter

Mónica Castillo

La Duplicidad que es un Rostro VII


Autorretrato como otra persona, 1996
 
Si el argumento de Levinas tiene sentido, las obras de arte no son imágenes, sino que son cosas con una imagen tensamente adherida a su condición de cosas. Pero si por tener rostro somos también cosas con una imagen adherida, al unir el rostro y la obra de arte esas relaciones hacen corto circuito. Quizá por ello resulte tan importante que en el uso corriente el retrato parezca traer a la persona misma y borrar en él lo que refiere a la representación. Si buscamos con desesperación al modelo "detrás" del retrato quizá es para evitar caer en cuenta de que el retrato mismo es un rostro y nos está mirando. Al tomar estas obras de arte como meras copias, o como medios de acceso a la verdad de un sujeto, queremos evitar entrar en semejanza con ellas. No sea que vengamos a caer en cuenta que somos percibidos con la misma ambigüedad con que se experimentan las obras de arte, que nuestro yo se revele como no coincidente consigo mismo. 

Pero quizá debamos extender el argumento aún más y preguntarnos en qué consiste el autorretrato que lo distinga del retrato. Al unir al parecido de un sujeto con su autoría y, para colmo, con la promesa de que portará un "testimonio", el género del autorretrato constituye una búsqueda desesperada por probar que mi imagen sí coincide conmigo mismo. Búsqueda destinada a fallar si el rostro es un otro inscrito en nosotros. Nuestra imagen es ese "Yo (que) es un Otro" para parafrasear a Castillo. 

Una pista etimológica. Se ha propuesto que la palabra "faz" (lo mismo que face en inglés) que provienen del latín facies (forma y apariencia) derivan o comulgan en última instancia con "facere" es decir "hacer'. Son conceptos que compartirían en sentido común de hacer aparecer. Quizá Levinas no esté tan errado de todo, quizá la cara sea como la obra de arte una amalgama de cosa e imagen que se hace presente. Entonces nuestro rostro sería el más infiel de nuestros autorretratos. Siempre tan parecido a nosotros nunca capaz de dar acceso a ningún "verdadero" yo.
 
 
Fuente: Catálogo de Mónica Castillo. YO ES UN OTRO por Smart Art Press en colaboración con OMR Gallery sponsored by Cemex and FONCA.

 

 

Redes sociales