Sitios

Artes Escénicas en México

compartir en facebook  compartir en twitter

Teatro Maya Peninsular

La Cabeza de Cochino II


Desfile en el mercado
Foto: Gunilla Hallgren

La historia es sencilla: una familia que ha criado a un cochino, lo lleva al mercado para venderlo. Todos los integrantes de la familia esperan que con el producto de la venta, ciertas necesidades serán cubiertas: zapatos, huipiles, rebosos, pantalones y guayaberas, así como algún lujo extra para la casa y cada uno de ellos.

 


El señor y su esposa llegan al mercado
Foto: Gunilla Hallgren
 

El padre llega ufano al mercado acompañado de su esposa y sus hijos, de pronto se encuentra con varias de sus otras mujeres y ahí se arma el zipi zape, pues ellas le reclaman su abandono, y celosas, comienza una competencia verbal entre ellas y la esposa. Todas hablan de sus excelencias físicas sobre otras. Este diálogo es improvisado y se permite decir toda clase de alusiones sexuales, licencia sólo para esta representación, ya que si en otra ocasión se llegaran a usar estas "libertades", serían mal vistas por la comunidad.

 


Baile en el mercado
Foto: Gunilla Hallgren
 

El comerciante "machetea" la mercancía, ellos se defienden, pero al final, los sueños caen por tierra. Lo que se paga por el cochino es nada... Sin embargo inician la marcha hacia la casa del comerciante (el nuevo contrayente de realizar la danza/teatro), para el pago de la venta.

Durante el viaje, pasan al Palacio Municipal, donde se realiza un diálogo con el presidente municipal, reclamándole y criticándole todo aquello que ha hecho mal, le piden cuentas. Aunque el tono es fársico, la crítica acorrala al político comprometiéndolo a cumplir mejor sus obligaciones para con la comunidad.

 


La charanga jaranesa ensaya
Foto: Gunilla Hallgren
 
De ahí, sale nuevamente la procesión a ritmo de la charanga que interpreta jaranas, canciones mayas y cumbias, este ritmo es ya parte de la cultura maya actual. Cada determinado trecho, el que lleva la cabeza de cochino, y que representa a este animal, se detiene manifestando su cansancio. Sus dueños le echan agua y maíz, lo que puede significarse por ejemplo con arroz distribuido sobre pequeños platos entre los danzantes. Al cochino se le da a beber balché. La orquesta interpreta una jarana y los danzantes, bailan, luego continúan su caminata.

 

 

Redes sociales