Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Pintura Colonial Mexicana

Ejemplo: Casa del Deán


Anónimo, Sibila Eritrea


El hallazgo de las pinturas murales en la Casa del Deán en la ciudad de Puebla, fue muy importante para retirar la idea de que esta técnica era exclusiva de los conjuntos conventuales del siglo XVI. Su descubrimiento se atribuye a Francisco Pérez de Salazar, investigador de arte que elaboró un extenso libro sobre la pintura en dicho estado. Esta casa data de 1580 puesto que así lo dice la inscripción en el dintel del balcón principal sobre la fachada.1 

Se le ha otorgado el título del edificio más renacentista de la época debido a las pinturas que representan combinaciones estilísticas más libres, así como una grata calidad en el dibujo, el colorido y el tema propiamente humanista que caracterizó al Renacimiento.2

 


Anónimo, El triunfo de la muerte


Las pinturas se encuentran en dos habitaciones de la Casa. En la primera, el tema es religioso y se encuentra el mundo de la Redención anunciado por las Sibilas, figuras aceptadas por la Iglesia debido a la predicción que hicieron sobre el nacimiento del Mesías. Todas ellas marcan el proceso del nacimiento de Cristo hasta su Crucifixión. Dentro de la decoración que rodea a estas figuras, se encuentran unos monos que revelan unas vírgulas de la palabra y del canto, reminiscencias de la influencia indígena. 

Propiamente, el tema mitológico se encuentra en la segunda habitación donde el artista ha plasmado los Carros de Triunfo. Este tipo de alegorías son representadas aquí en base a un programa que se vincula con los problemas de la existencia humana: el Tiempo, la Muerte, el Amor, la Castidad y la Fama. Según la interpretación de Francisco de la Maza, el diálogo entre los carros expresaría las siguientes ideas: el tiempo que conduce a la muerte; el amor que en su última aspiración otorga la castidad; y por último, la fama que nos permite trascender y convertirnos en seres inmortales.3

 


Anónimo, El triunfo de la castidad

El Carro del Tiempo presenta a Cronos, un hombre barbado que se apoya en un bastón y se ocupa de llevarse a la boca a uno de sus hijos. En el Carro de la Muerte, viajan las Tres Parcas: Lotos, Tropos y Lachesis quienes deciden el final de la vida de los hombres al cortar el hilo vital; además, el auriga es un esqueleto que porta una guadaña. El Carro de la Castidad es tirado por unicornios y lleva una doncella con una palma. 

Sobre el Carro del Amor va una mujer que porta un corazón y, detrás de ella, aparece Cupido que lanza su flecha divina y mortal. Finalmente, el Carro de la Fama es guiado por dos gansos -que originalmente debería ser tirado por pavo reales-. De la Maza atribuye el origen e inspiración de estas pinturas a los grabados de los "Trionfi" de alguna edición de Petrarca. 


1 Pérez de Salazar y Haro, Francisco, Historia de la pintura en Puebla y otras investigaciones sobre historia y arte, Parpal, México 1990, p. 46.
2 Vasrgaslugo, Elisa, "Introducción", en: Historia de la pintura en Puebla, p. 19. 
3 De la Maza, Francisco, "Dioses y sibilas en la Casa del Deán, Puebla", en: La mitología clásica en el arte colonial, Instituto de Investigaciones Estéticas-UNAM, México, 1968, p. 33.
 
 
Autor: Gabriela de la O

 

 

Redes sociales