Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Pintura Colonial Mexicana

Pintura de castas


Anónimo


Es uno de los temas ampliamente conocidos por los mexicanos puesto que se encuentra inmerso en estas obras pictóricas la intensa búsqueda de identidad que no ha acabado por definirse. La realización de estas pinturas se debió a la curiosidad del el rey Carlos III por conocer el desenvolvimiento del mestizaje y sus resultados, puesto que tenía una gran afición por los cuadros de castas a los que calificaba precisamente como "curiosidades" americanas.1

Las pinturas demuestran generalmente una pareja y el producto de su unión, un niño o una niña, en diversas actitudes, ámbitos sociales, vestidos y comportamientos. La pareja se deriva de las tres razas más importantes de la Nueva España: la blanca, la indígena y la negra. Podemos observar que el español es la figura que más aparece en estos cuadros, y que se une sin fin a la negra o a la india para formar un mulato o un mestizo.2

Sin embargo a diferencia de otras regiones latinoamericanas donde los mulatos son la derivación más importante y numerosa del territorio, el mestizo fue y es el puntal étnico de México. Algunos ejemplos de este tipo de castas, son: indio-negra: zambo, chino-mestiza: coyote; chino-india: cambujo; cambujo-india: tente en el aire.

 


Anónimo

Como podemos observar en estos ejemplos, mientras el hijo estuviera más mezclado, su condición social y económica decrecía ya que no tenía posibilidades de rangos altos en el gobierno o en la economía; incluso, las razas más mezcladas se les pinta como una familia de graves problemas económicos y psicológicos, no eran gente de bien ni de confiar. Esto ha suscitado de que las pinturas de castas se relacionen con un imperante racismo durante la Colonia -y que no debemos descartar su existencia ahora- en tanto que se refería como una obra sumamente subjetiva y no propiamente histórica. 

Sin embargo, es posible ver un inminente realismo o por lo menos un sistema de noción y percepción de lo que la sociedad novohispana era en su momento, puesto que podemos comprender ahora que una esclavitud, una fuerza del trabajo mayor al ingreso de alimentación, puede propiciar problemas dentro del círculo familiar. Finalmente no se puede concluir este apartado sin mencionar que los cuadros de castas conllevan un mensaje sumamente importante para la historia en el sentido de que se refleja el ámbito, el interior o exterior donde se representan las figuras, así como la vestimenta, el decorado, los muebles incluso las frutas y el oficio de la pareja. 


1 Sebastián, Santiago, "Pinturas de castas", Op. Cit., pp. 161-162.
2 Ibidem.
 
 
Autor: Gabriela de la O

 

 

Redes sociales