Sitios

Literatura en México

compartir en facebook  compartir en twitter

Travesía de la Escritura Historia de la literatura en México

Los cronistas

El hecho de la Conquista de México está limitado por dos fechas: 1519 y 1521. Entre ellas ocurren acontecimientos fundamentales, históricamente, que serán la base para la creación de un mundo nuevo, una Nueva España, y el arranque de una literatura también nueva, en lengua española, testimonio humano de lo que fue en sí misma la aventura de la Conquista. Los hombres que la realizaron vivían bajo el signo del Renacimiento, en lo que se refiere al inaplazable impulso de acción que los encamina por terrenos desconocidos en la geografía, en el arte o en la concepción astronómica y filosófica del mundo. El espíritu renacentista devuelve al hombre su confianza en sus propias aptitudes, fortalece su individualidad y lo lanza a extraordinarias hazañas que prolonguen su vida terrena en obras inmortales que lo mantengan vivo al paso del tiempo.

Después de los expediciones de Francisco Hernández de Córdoba y de Juan de Grijalva, enviadas por instrucciones de Diego Velázquez, gobernador de Cuba, Hernán Cortés (1485-1547) zarpa de Santiago el 12 de febrero de 1519 en plan de rebelde contra la autoridad del Gobernador. Al llegar a tierras de Yucatán, determinó, no rescatar oro como Diego Velázquez quería, sino "conquistar la tierra, y ganarla y sujetarla a la corona real". Para decidir a los remisos, ordenó desmantelar sus naves, y así su gente, contagiada por la audacia del Capitán, lo siguió en el empeño de "conquistar o morir en la demanda". Fundó la Rica Villa de la Veracruz en nombre del rey de España y formó un Ayuntamiento que, a su vez, otorgó a Cortés el cargo de "justicia mayor y capitán y cabeza", a quien todos debían obediencia, considerando que para dicho encargo era el más indicado por su celo en el servicio a la autoridad real. El hábil sentido político de Cortés le proporcionó los medios necesarios para establecer, por medio de cartas, una relación directa con el rey Carlos V sin la interferencia peligrosa de Diego Velázquez, de informar directamente de sus hazañas, de pedir la ratificación del nombramiento hecho por el cabildo, de tomar posesiones en nombre de la Corona española acrecentando su poderío y de afianzar el interés del monarca, enviando, a más del quinto real, valiosos presentes que mostraran de manera patente y eficaz el alcance y la importancia de las conquistas.

 

 

Redes sociales