Sitios

Arte en México

compartir en facebook  compartir en twitter

Magali Lara

Sueños



He tenido dos sueños relacionados con serpientes.

En el primero, al abrir los ojos me daba cuenta de que mis brazos rodeaban el cuello de una serpiente gigantesca que me llevaba alrededor del mundo a una velocidad vertiginosa. En poco tiempo entendía que el viaje era eterno: subir y bajar rompiendo todo al paso. Angustiada tuve una especie de resignación, de darme por vencida: quité entonces los brazos del cuello. Descendí lentamente hasta llegar al piso, que resultaba la avenida de los Insurgentes en un día cualquiera. El monstruo se transformó en algo pequeñito que yo tragué.

 



El otro sueño me cuesta trabajo contarlo.

Estaba en un salón de kinder, había mesas chiquitas con sus sillitas y las paredes mostraban dibujos infantiles. Mi hijo, como de tres años, venía hacia mí. Podía ver su cráneo a través del pelo ralo y muy rubio. Tenía unos mezquinos en la cabeza que me producían asco y preocupación. Entonces aparecía C y me decía cómo quitarlos. Al hacerlo, jalaba con unas pinzas la carnosidad y la tiraba al piso: me daba cuenta de que eran pequeñas serpientes, como la cabeza de Medusa. Pero en los sueños todos son tú.

Magali Lara.

 

 

Redes sociales