Sitios

Arte en México

compartir en facebook  compartir en twitter

Fernando Aceves Humana Para Difuntos

III


Reclamo, 1999 
Óleo sobre masonite, 40 x 40 cm
 

Una manera de entender esta operación es enmarcar la obra dentro del contexto de un ritual. Si recordamos el caso de las pinturas rupestres, cuya función ritual era la de poseer aquello que era representado pictóricamente en las paredes de las cavernas, podemos entender la fuerza que la materialización visual puede dar en el trabajo del artista. En más de un sentido, nombrar, dar forma o recrear entrañan una suerte de posesión. El que invoca, devora lo nombrado y se nutre de su energía.

Con esto, nos enfrentamos al primer problema que la obra de Aceves nos presenta; es necesario entender el trabajo no sólo por su materia misma, sino por el acto que lo generó. Desde esta perspectiva, en la obra de Aceves el acto pintar es más importa que el cuadro mismo. El valor ritual del acto de pintar estriba en la posesión del objeto, como en la manera de integrar dentro de la realidad lo que puede ser la energía primigenia del objeto mismo. En otras palabras, pintar es reconocer la posibilidad de expresar la realidad con valores distintos a los que la mera observación nos da; el acto pintar, como lo plantea Aceves, señala la necesidad de trascender los límites de la pintura y enfrentarnos a un replanteamiento de esta expresión en términos más conceptuales.

 


Agrónomos y pomponcitos, 1999
Óleo sobre masonite, 40 x 50 cm

 

 

Redes sociales