Sitios

Arte en México

compartir en facebook  compartir en twitter

Expresiones Chicanas

Una Crónica Cultural Gráfica



Para una generación de chicanos, los grabados y carteles han sido como una crónica cultural o un testimonio alternativo de acontecimientos y experiencias.

Las serigrafías chicanas, cuyas raíces surgen de la tradición popular mexicana y del arte pop estadounidense, registraron la lucha diaria de los chicanos de la clase trabajadora en una época de agitación social. El Movimiento Chicano fue una lucha por la supervivencia económica, los derechos civiles y la identidad cultural basada en la recuperación de una continuidad y una herencia mexicanas, inasequibles para gran parte de la sociedad de los Estados Unidos. Para los chicanos, el movimiento era una búsqueda de identidad cultural, y los centros chicanos del suroeste apoyaron a sus artistas en esa búsqueda.

Self Help Graphics, ubicada en el este de Los Angeles, ha servido como un centro creativo para la promoción del arte chicano en la comunidad de Los Angeles desde 1972. Dirigido por la hermana Karen Boccalero, Self Help Graphics ha brindado un continuo apoyo a la realización de grabados, así como otras formas artísticas, mediante exposiciones y actividades culturales. En 1982 se inició el Programa Talleres de Serigrafía, con el fin de ofrecer un escenario experimental para los grabadores con experiencia, y de ayudar a otros artistas no familiarizados con el medio.

Para poner de relieve la naturaleza colectiva de los talleres, los artistas trabajaron en equipo con un maestro impresor, en uno de esos talleres, para crear una publicación y al mismo tiempo asistieron a encuentros colectivos como residentes del centro. El resultado de este proyecto de diez años es una edición limitada, y de gran calidad, de grabados de 107 artistas. La exposición "Expresiones Chicanas" presenta treinta de estos trabajos gráficos, de artistas chicanos de todo Estados Unidos.

Aunque las obras producidas en los talleres no están ligadas a acontecimientos culturales concretos, sí parten de la tradición chicana de activismo social, educación comunitaria y difusión de la información. La influencia de los primeros trabajos del grabador mexicano José Guadalupe Posada es de sobra conocida. Sus grabados populares, pero muy preciados, documentaron la vida diaria política y social de México desde finales del siglo XIX hasta la Revolución Mexicana1. La influencia de los talleres gráficos mexicanos fue un modelo para los chicanos, pues éstos identificaron la impresión de carteles con una continuación de la tradición pictórica social de México.

En las 30 serigrafías que se exhiben en "Expresiones Chicanas" podemos ver un reflejo de la experiencia regional de estos artistas. Las obras describen la vida en el suroeste del país, y también la realidad urbana de los inmigrantes mexicanos. Tanto la tradición como las innovaciones tienen un papel que desempeñar en estos trabajos. Uno de los temas recurrentes en las serigrafías es el énfasis en la vida familiar de todos los días, o sea, en las pequeñas cosas cotidianas. Los artistas afirman la fuente de su fuerza cultural mostrando la importancia de los valores familiares, como se manifiesta directamente en el grabado de Michael Ponce titulado "Familia Ponce". Los símbolos indirectos de la vida familiar se expresan en el homenaje de Samuel Baray a su abuela, "Recuerdos y memorias de Doña Inés", a través de la imagen abstracta de su sarape favorito.

Las alegorías domésticas se repiten en el trabajo de los artistas chicanos que se basan en el hogar, los objetos queridos y las relaciones familiares, para describir la cultura. "Pan dulce", de Sam Coronado, presenta un bodegón geométrico con pan dulce mexicano, que simboliza el alimento de la familia, y "Qué sofá tan bueno", de Larry Yáñez, es una obra visual construida a partir de un juego de palabras que alude a la sala de estar familiar con su cómodo sofá.

 

 

Redes sociales