Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

El movimiento muralista mexicano

Escuelas al aire libre


José Clemente Orozco, La cucaracha 1,
1926-28


Tras el estallido de la Revolución, el sueño de Gerardo Murillo y su "Centro artístico" de pintar los muros de la Escuela Nacional Preparatoria quedó suspendido. Murillo, decepcionado abandonó el grupo y se retiró a Europa.

Sin embargo, un grupo de estudiantes tomó la estafeta y en 1911, comandados por David Alfaro Siqueiros, Luis G. Asúnsolo y Romano Guillermín, levantaron una huelga en la Academia de San Carlos. Con ésta, los estudiantes exigían la destitución del director, el arquitecto Antonio Rivas Mercado, así como de los profesores extranjeros. Su principal petición era la de una reestructuración de los programas de estudio.

 


Fernando Leal, Zapatistas en
descanso
, 1921, Escuela al aire
libre de Coyoacán


Puesto que la huelga se prolongó aún más de lo previsto, el ánimo de los estudiantes fue disminuyendo y los más activos, como Orozco, se dedicaron al dibujo de caricaturas. El resto, comenta Raquel Tibol, "se refugiaron en una bohemia que debilitó sus impulsos". Así como se encontraban, fue fácil que un pintor de poca envergadura como Alfredo Martínez influyera en ellos y los sumergiera en la corriente impresionista.

Fue así como surgió la Escuela al Aire Libre de Santa Anita, a la que Martínez llamó como la aldea de los impresionistas de Francia: Barbizón. Así como ésta, surgieron otras escuelas al aire libre, las cuales no habrían tenido mayor importancia si en ellas no se hubieran formado grandes pintores del renacimiento pictórico mexicano.

 


José Clemente Orozco, caricatura para
El Machete

A pesar de que las escuelas al aire libre funcionaban como rudimentarios talleres donde cada estudiante plasmaba sus obras de forma individualista e indisciplinada, fue ahí donde, librados del yugo de la Academia, definieron su camino, dejaron aflorar sus inquietudes y dejaron desbordar su deseo de creación con las inclinaciones que les habían sido vedadas en la Academia.

 

 

Redes sociales