Sitios

Artes Escénicas en México

compartir en facebook  compartir en twitter

El cine de Ignacio López Tarso

El Santo Luzbel



México, 1996 

Producción: IMCINE, Producciones Nuevo Sol.
Dirección: Miguel Sabido.
Argumento: Miguel Sabido.
Fotografía (Eastmancolor): Arturo de la Rosa, Jorge Suárez.
Música: músicos de San Miguel Zinacapan.
Escenografía: Julio Peláez y los Mayordomos de Yogualichan.
Edición: Óscar Figueroa.
Intérpretes: Rafael Cortés (Emeterio), Víctor Pérez (Melchor), Roberto Alavez (Cirilo), Agustín Avilés (Agustín), IGNACIO LÓPEZ TARSO (cura Leopoldo Santos Higareda), Antonio Monroy (Olegario), Carlos Pichardo (Delfino), Julio Gómez (Irineo), Víctor Lozada (Lázaro), Rodrigo Martínez (Faustino), Julia Ruíz Sánchez (abuela), Amelia Zapata (Patrocinio), Ramón Abascal (padre Julio).
Filmación: desde mayo 2, 1996, en Yogualichan y Cuetzalan, Puebla.
Duración: 99 min.

En la época actual, durante las festividades religiosas en el pueblo de Yogualichan, un grupo de indígenas intenta representar "El coloquio de los grandes y santísimos señores San Miguel y Luzbel", pieza antigua de gran valor que consideran su patrimonio. Al ver el nombre de Luzbel, don Santos un sacerdote intolerante, decide prohibir la representación por creerla blasfema; los indígenas rechazan la decisión del cura y resuelven presentar el coloquio a toda costa. Filmada en náhuatl con los actores indígenas de la Compañía de Teatro de México que dirige desde hace tiempo Miguel Sabido, esta singular cinta se rodó por entero en locaciones del estado de Puebla.

IGNACIO LÓPEZ TARSO: El tema de esta película es interesante y muy curioso, surgido de una anécdota del tipo de las que Miguel Sabido conoce, pues él lleva años trabajando en el asunto del teatro indígena y de sus tradiciones y es un gran conocedor de todo esto. Con Miguel tengo una muy buena amistad desde hace muchísimos años, hemos trabajado juntos en televisión cantidad de veces, y en teatro me dirigió "El avaro", de Moliere, en una puesta en escena muy buena y muy exitosa; entonces él me llamó para colaborar en esta película y de inmediato acepté pues es siempre agradable trabajar con Miguel, y porque además la experiencia de estar con este grupo de actores indígenas me interesó mucho. Filmamos la mayor parte de la película en un lugar que parece mandado a hacer especialmente, es un sitio de una belleza impresionante, adelante de Cuetzalan en la mera Sierra de Puebla; Yogualichan el pueblo éste, tiene en el centro una iglesia católica antiquísima y junto, una pirámide maravillosa, adornada con nichos como la del Tajín...de modo que el escenario que pide la historia, un lugar en el que se mezclen las dos religiones y las dos culturas, estaba allí, sin necesidad de agregarle ni quitarle nada. El personaje del cura intolerante y fanático que no comprende a los indígenas, es muy breve; los grandes papeles son los de los indígenas, hablados en náhuatl, y están todos muy bien, son estupendos actores de muy buenas cualidades, y la película es de ellos. La fotografía es muy bella y creo que "El Santo Luzbel" resultará por todo esto, una película diferente y atractiva. Pues esta es hasta ahora mi carrera de cine. En teatro, aunque no siempre he acertado, he podido hacer los grandes papeles, las obras que más me han gustado y lo que he tenido mayores deseos de hacer -o casi-. En cine nunca se sabe, depende de tantas cosas, de tantos factores sobre los que uno no tiene control, que no sé que habrá en el futuro. A ver qué pasa con el cine mexicano y a ver qué pasa conmigo.

 

 

Redes sociales