Sitios

Artes Escénicas en México

compartir en facebook  compartir en twitter

El cine de Ignacio López Tarso

Tirano Banderas

España, Cuba, México,1993 

Producción: Andrés Vicente Gómez, Enrique Cerezo, Carlos Vasallo; Iberoamericana Films-Atrium Productions-Promociones Audiovisuales reunidas-Luz Directa-ICAIC-Cinematográfica del Prado.
Dirección: .José Luis García Sánchez.
Argumento: ..sobre la novela de Ramón del Valle Inclán; adaptación: Rafael Azcona y José Luis García Sánchez.
Fotografía (color): Fernando Arribas.
Música: Emilio Kauderer. Escenografía: Félix Murcia.
Edición: Pablo G. del Amo.
Intérpretes: Gian María Volonté (Santos Banderas), Ana Belén (Lupita la romántica), Juan Diego (licenciado Nacho Veguillas), IGNACIO LÓPEZ TARSO (coronel Domiciano de la Gándara), Javier Gurruchaga (Barón de Benicarlés), Fernando Guillén (Quintín Pereda, usurero), Patricio Contreras (Zacarías), Gabriela Roel (Chinita), Daisy Granados (doña Rosita Pintado).
Filmación: desde febrero 7, 1993, en Trinidad y La Habana, Cuba.
Estreno: noviembre 17, 1995.
Duración: 91 min. 

Santos Banderas, un antiguo héroe revolucionario que con el paso del tiempo, al ejercer y retener el poder se ha vuelto un tirano, vive sus últimos días como dictador. La revuelta popular comandada por su antiguo amigo y cómplice, el coronel de la Gándara, encuentra a Banderas solo, abandonado por todos y al borde de la locura. La extraordinaria novela en la que Valle-Inclán sintetizó una terrible visión de la historia de latinoámerica- una historia de despojos y opresión-, fue adaptada con respeto y cuidados para esta coproducción en la que la variedad de nacionalidades, por una vez, resultó adecuada al espíritu mismo del texto original. Las estimables cualidades del filme-hermosas locaciones, una espléndida fotografía e interesantes trabajos de interpretación-pierden sin embargo impacto ante la falta de brío de la trealización. 

IGNACIO LÓPEZ TARSO: Entre la anterior película y ésta, estuve casi seis años sin hacer cine. Durante ese tiempo tuve televisión, mucha actividad sindical como secretario general de la Asociación Nacional de Actores y del STPC, fui diputado federal y además hice mucho teatro...Por otra parte, aunque los nuevos directores, los más jóvenes nunca me han llamado, siempre he tenido alguna proposición de cine. Pero en ese lapso no hubo nada que me interesará lo suficiente. Luego llegó este proyecto y la idea me entusiasmó por muchas razones. Es una novela fascinante y yo estrené la primera adaptación teatral que se hizo, en una temporada en España dirigida por José Tamayo, que tuvo más éxito del que se esperaba-estuvimos un año a teatro lleno en Madrid y en Barcelona, con excelentes críticas y gran revuelo-; luego pensé que en México podría gustar y tener resonancia porque lo que refiere es algo que tiene vigencia en nuestros países y la puse aquí, en 1992, con mucho menos éxito del que yo esperaba...Entonces me contactaron para esta película, me mandaron el guión y me enteré de quién era José Luis García Sánchez y que se iba a filmar en Cuba y pues me gustó mucho el plan. Al principio pensé que me ofrecían el papel central, pero cuando me dijeron que lo iba a hacer Gian María Volonté, no resentí el cambio, me pareció perfecto pues es un actor magnífico y su facha le iba muy bien al personaje; el coronel de la Gándara que es el que hice, es un buen papel, que tiene su atractivo: es el compadrito de "Tirano Banderas", que termina matándolo y convirtiéndose seguramente, en el siguiente tirano. Del reparto conocía a Juan Diego porque estuvimos juntos de gira en España con la misma compañía, yo con "Galileo Galilei" y él con otra obra. Con José Luis García Sánchez se hizo una buena amistad, es un hombre muy amable y su compañía muy divertida. La filmación fue muy buena pues, primero en el centro de La Habana, utilizando los grandes palacios de la época colonial que son una maravilla, y luego en un pueblo en la costa, hermosísimo, donde por cierto, nos tocó un huracán: una noche empezó a soplar el viento y a romper vidrios, se fue la luz y se soltó un aguacero terrible y todos a correr, nos refugiamos por horas en el vestíbulo del hotel, todos empapados y bastante asustados. Al final, y a pesar de lo bien que estuvo la estancia en Cuba y la compañía, la historia en la que yo confiaba mucho, no quedó plasmada con la fuerza que se requería. Volonté hizo una interpretación muy volcada hacía la forma, que se disparaba bastante del resto de la película, pero en fin, muy respetable, un actor con una trayectoria estupenda en cine; cuando empezó la filamación y llegó él, nos impresionó a todos su aspecto, ya caracterizado, parecía un perfecto esperpento valleinclanesco...Volonté estaba muy delgado y desmejorado, tenía cáncer y por desgracia murió al poco tiempo. Quizás por eso, él estuvo siempre apartado de los demás, hizo el personaje a su modo y casi no estableció relación con nadie y creo que eso se nota en la película; la dirección y el resto del reparto, van por otro lado y eso fue uno de los aspectos que no funcionaron bien.

 

 

Redes sociales