Sitios

Artes Escénicas en México

compartir en facebook  compartir en twitter

El cine de Ignacio López Tarso

Los hijos de Sánchez

The children of Sánchez

México, EU, 1978 

Producción: Conacine (México) y Carmel Enterprises; Hall Bartlett (Estados Unidos).
Dirección: Hall Bartlett.
Argumento: sobre el libro de Oscar Lewis; adaptación: Cesare Zavattini y Hall Bartlett.
Fotografía (Eastmancolor): Gabriel Figueroa.
Música: Chuck Manguione.
Escenografía: Enrique Estévez 
Edición: Marshall M. Borden.
Intérpretes: .Anthony Quinn (Jesús Sánchez), Dolores Del Río (abuela Paquita), Lupita Ferrer (Consuelo), Stathis Giallelis (Roberto), Lucía Méndez (Martha), Duncan Quinn (Manuel), Armando Silvestre (mister Chaparro), Katy Jurado (la Chata), Carmen Montejo (Guadalupe), IGNACIO LÓPEZ TARSO (Ignacio), Héctor Bonilla, Patricia Reyes Spíndola, Helena Rojo, René Cardona Sr., Patricia Aspillaga, José Carlos Ruiz, Rebeca Silva, Domingo Ambriz, Enrique Lucero, Beatriz Marín, José Chávez Trowe, Josefina Echánove, Adriana Rojo, Sergio Calderón, Juan Bonnet, Iran Eory, Farnesio de Bernal, Elsa Benn, Mauricio Bonnet, Jaime Jiménez Pons, Karla Ceballos, Paola Jiménez Pons, Alejandra Ortiz, Alicia del Lago.
Filmación: desde enero 31, 1977, estudios Churubusco y en el Distrito Federal.
Estreno: abril 12, 1979,
Duración: 128 min.

El discutido estudio de antropología social escrito por Oscar Lewis acerca de la vida de una numerosa familia pobre en una vecindad de la ciudad de México, fue adaptado por el legendario guionista del neorrealismo italiano Cesare Zavattini y el realizador y productor independiente Hal Bartlett (conocido sobre todo por la exitosa Juan Salvador Gaviota, 1973) para esta coproducción de altos vuelos por el reparto y los nombres involucrados. Sin embargo, Bartlett lleno de buenas intenciones y altas dosis de paternalismo, fue incapaz de retratar de manera siquiera creíble un asunto que desconocía y con el que evidentemente no tenía nada que ver; el hecho de que la cinta estuviera hablada en inglés, provocó aún más absurdos y momentos ridículos.

IGNACIO LÓPEZ TARSO: Se veía que iba a ser una catástrofe desde el principio. Bartlett no sabía ni dónde andaba pues estaba muy entusiasmado con Lupita Ferrer y su mayor ocupación durante la filmación era buscarla y verla -luego se casaron-, entonces Quinn gritaba y decidía cómo se debían hacer las cosas. Los dos estaban en disputa constante por dirigir aquello, pero la verdad, ninguno tenía idea ni del libro, ni de la vecindad, ni de la familia mexicana, ni de nada, vaya.

 

 

Redes sociales