Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Códices y vivencias

V

Decíamos, por todo lo anterior, que las voces indígenas quedaron calladas detrás de sus "dibujos", porque no se les pidió que hablaran, ni se pensó que los tlacuilos sobrevivientes de la masacre indígena del siglo XVI podían leer en sus lenguas esos cuadros plásticos de "figuras y caracteres", como llamaron a los códices, conquistadores y cronistas. Cuando yo me acerqué a estos documentos para realizar un estudio temático de 1a agricultura tradicional, me di cuenta que se trataba de documentos escritos que no se habían leído. Porque quería saber lo que decían los indígenas mismos en sus relatos directamente y no a través de los comentarios e interpretaciones de terceros, que los trataban como inferiores; me pareció como etnólogo actual, que el primer interés en la secuencia de mi investigación era conocer los textos registrados por los autores indígenas en su propia lengua; aquí el náhuatl. El primer paso y meta además era para mí, el antropólogo moderno hacer a los hombres antiguos actores directos de aquella civilización que yo estudiaba. Para mí, el primer interés del estudio era entonces escuchar aquellas voces humanas del pasado mudas hasta entonces. El etnólogo actual debía tratar de leer lo que se había transcrito y quedado plasmado en esos antiguos manuscritos, del siglo XVI al siglo XVIII. El primer paso fue el esfuerzo de acercarme a las pictografías, para conocer el sistema tradicional. La primera etapa implicaba primero, para empezar, un ensayo de 'descifre', único medio de ir desentrañando sonido por sonido, sílaba por sílaba del náhuatl, los textos de origen de los signos aztecas que fijaban todo lo escrito por los indígenas mismos y que tocaba, desde luego, todos los temas. Algunos autores han asegurado que los manuscritos indígenas tradicionales mesoamericanos, que en su casi totalidad destruyeron los invasores, desaparecieron totalmente con la conquista de la Nueva España. Afortunadamente, regalos para Papas y Reyes salvaron algunos de ellos, enviados a Europa desde el primer "contacto".

Quedaron estos raros ejemplares y con ellos la evidencia del sistema indígena tradicional de escritura. Además, se siguieron fabricando manuscritos pictóricos o códices gracias a los tlacuilos sobrevivientes, convertidos durante la colonia en pintores de iglesias católicas, decoradores de altares e imágenes cristianas que las mandaban hacer los nuevos sacerdotes. Los neo-tlacuilos fijaron por medio de su tradición pictórica, aumentada con la iconografía y la heráldica europeas, la nueva religión, por medio de imágenes indígenas y europeas combinadas. Estas últimas se integraron por el estilo a la tradición antigua y se crearon los signos, que llamo: "glifos cristianos". Al leer las nuevas pictografías, pude darme cuenta de la diferencia de lo plasmado por los indígenas cristianos y lo que les habían enseñado los religiosos; franciscanos, dominicos y agustinos. Conceptos e ideas prehispánicas renacían... 

Dr. Joaquín Galarza.
C.N.R.S.

La información presentada en este sitio fue proporcionada por El Seminario de Códices Mexicanos

 

 

Redes sociales