Sitios

Arte en México

compartir en facebook  compartir en twitter

12 escultores finimilenaristas en México


Entrevista


Hersúa
Manuel Centeno Bañuelos: ¿Desde cuándo inició su inquietud por las artes plásticas?

Hersúa: Casi siempre partimos de un accidente azaroso. En el pueblo de Guasave, Sinaloa, en cierta ocasión acompañé a mi padre a una ferretería. Entre otras cosas, había una caja con tubos y pinceles que atrajo mi atención. El dueño, al percatarse de mi interés, se la vendió a mi padre en 10 ó 15 pesos. Cuando crecí, aparte de la pintura, me atraía el ser un "aventurero" y así me fui a varias ciudades de los Estados Unidos, donde además de mantenerme seguía pintando. Cuando estaba en Los Ángeles, una familia creyó que tenía talento y me becó en una escuela de arte, pero por esas cosas que uno no entiende me vino la pregunta ¿por qué no voy al D.F.?

Manuel Centeno Bañuelos: Usted ha sido un artista muy inquieto, teórico, y práctico. Tal vez por ello en 1969 usted funda "Arte otro", ¿cómo se da esto?

Hersúa: No era visible en ese tiempo para los maestros de San Carlos percatarse de la necesidad de llevar a cabo cambios en la enseñanza. Presentamos la primera exposición de arte abstracto en las galerías de la escuela para demostrar que no éramos incautos con lo que sucedía afuera. Con Eduardo Garduño, Luis Aguilar Ponce y Sebastián coincidía en el uso inteligente y fuera de lo convencional del espacio real. La exposición permaneció cerrada durante el movimiento del 68 y fue reabierta al término de éste. Eduardo realizó un manifiesto que provocó la protesta de maestros ante la dirección por haber permitido estas manifestaciones de inconformidad, llegando a la amenaza de no recibirnos el próximo año en sus talleres, lo cual no fructificó. Jorge Hernández Campos, que en ese tiempo fungía como jefe del Departamento de Artes Plásticas del INBA, nos invitó a participar en la VI Bienal de Jóvenes de París con un proyecto sobre arte urbano, y posteriormente en la Sala III del Palacio de Bellas Artes montamos Ambiente de comportamiento psicológico.

Manuel Centeno Bañuelos: En 1974 fue miembro fundador del grupo "Ur", ¿nos puede hablar al respecto?

Tiempo simple, 1992 (cat.15)

 

Hersúa: Fue una ilusión. Nuestros deseos de intervenir en la realidad chocaron con un político que carecía de sentido visionario o creativo. La escultura urbana o de los ambientes urbanos no se ha entendido ni aclarado hasta el día de hoy. Es por eso que se sigue creyendo que colocar obeliscos es buen ejemplo de arte urbano. Craso error. El arte urbano tiene sus reglas: estructura en un espacio real, considera su entorno visual, formal, la condición somática de todo individuo. También es importante la recuperación de un ritmo más humano, de suscitar pensamientos en el individuo que desbloqueen el alejamiento de lo que le rodea y en especial que la obra provoque el uso de todos los sentidos para que exista una mejor lectura de su entorno, entorno que cercamos con nuestro cuerpo, que el espectador perciba el encanto que tienen los espacios abiertos por los que transitamos.

Manuel Centeno Bañuelos: En 1979 culminan estas inquietudes, en la primera etapa del proyecto del Espacio Escultórico de la UNAM.

Hersúa: En ese espacio, la vegetación y la lava hicieron factible no sólo la grandeza sino la sensación de estar fuera de la gran ciudad, de nuestras penurias, de uno mismo para verse desde una distancia con tiempo propio, y una cúpula (cielo) siempre cambiante con acústica increíble. Es un espacio que contradice al sistema político. Después del maestro Juan Acha, ningún llamado "crítico" lo ha significado.

Manuel Centeno Bañuelos: ¿Otros análisis?

Hersúa: Lo escultórico es más complicado en el análisis. Se sigue con la mentalidad de lo pictórico, que resulta ajena cuando tenemos que adentrarnos en el espacio real.

 


Espacio Indefinido, 1991
 
Manuel Centeno Bañuelos: Usted inaugura Símbolo de Ciencias y Humanidades, una pieza reveladora, ¿le sigue siendo significativa?

Hersúa: Menos que Ave dos, que es más importante como obra. Su tránsito la enriquece, conserva el módulo del Espacio Escultórico pero perforado y yuxtaponiendo uno sobre otro, girando hasta lograr inestabilidad y negando un frontalismo; conserva lo transitable y el espacio abierto de la parte superior. Su tránsito es más revelador de lo real del espacio, más intimista y permite que la gente lleve a cabo actividades que van desde el grafitti hasta lo sexual. En el caso deOvi, que se encuentra en el jardín del MAM*, salta a la vista el ser una obra transitable. Su inclinación va más allá de verla como algo que se cae o se levanta (pesimismo-optimismo). Nos recuerda que somos inestables, política, cultural, amorosa y económicamente, al igual que la realidad, que nunca es estable. Ovi plantea que nuestra vida está hecha de fragmentos, de momentos y que no somos iguales las 24 horas. La escultura transitoria manifiesta lo continuo, ese "desalejar" las cosas para reflexionar.

Manuel Centeno Bañuelos: Este planteamiento acerca de su obra crea un ambiente a veces urbano, a veces intimista.

Vacío tejido, 1991 (cat.14)
Hersúa: Tiene las dos posibilidades. Si te introduces en alguna de las obras,las relaciones que entabla tu cuerpo y la cercanía de las partes de la obra permiten cierta intimidad. La intimidad se da en un espectador activo cuando el productor, aparte de tener un conocimiento, hace uso en forma inteligente de los materiales, dándole cualidades que van más allá de las intrínsecas.

Manuel Centeno Bañuelos: Parece ser que no se entiende muy bien con sus colegas.

Hersúa: Entender es un cosa y estar de acuerdo es otra. Yo entiendo que los artistas quieran triunfar pero no estoy de acuerdo con el mito del triunfo y menos aun con el de la posibilidad de triunfar. Cuando el maestro Juan Acha y yo nos encontrábamos en alguna exposición y alguien se acercaba a saludarlo me presentaba diciendo: ¿conoce usted al agresivo y díscolo Hersúa? Después, ya solos, le dije alguna vez ¿por qué me presenta así? Él me dio la respuesta siguiente: es mejor que yo lo diga a que lo digan ellos.

*Ovi, 1996, hierro, cemento.

 

 

Redes sociales