Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Gobiernos de México

Antonio López de Santa Anna




Para reivindicarse con el pueblo por la pérdida de Texas, Santa Anna tuvo que sacrificar una pierna defendiendo el puerto de Veracruz y exaltar el valor de su pérdida, asegurando su "muerte inminente". El pueblo le perdonó su cobardía en la batalla con Texas, y su pierna fue sepultada primero en la Hacienda Manga del Clavo, propiedad del mismo Santa Anna, y luego fue trasladada a un monumento en el cementerio de Santa Paula en México. En este periodo del 8 de marzo al 10 de agosto de 1839, Santa Anna, como presidente interino, aprobó los convenios con Francia, en los que México se comprometía a pagar los 600,000 pesos demandados. Los franceses finalmente desalojaron Ulúa, no sin llevarse más de 60 cañones. Como el desorden continuaba, Santa Anna ordenó la clausura de algunos diarios y marchó a Puebla donde se había derrotado al ejército federalista y ordenó el fusilamiento del general Mejía. Regresó a la ciudad donde fue condecorado por el Congreso, pero como la amputación de su pierna aún no sanaba, Santa Anna le entregó el poder interino a Nicolás Bravo.
 
 
Autor: Manuel Zavala (concepto), Angélica Barrientos y Beatriz Bezares (textos)

 

 

Redes sociales