Sitios

Arte en México

compartir en facebook  compartir en twitter

Arturo Rivera

María


Técnica mixta sobre tela, 120 x 80 cm

Nacer es un ejercicio. Pintar es un ejercicio. Destruir es un ejercicio. Detener imágenes del movimiento es otro ejercicio. Inventar, construir, recordar una ciudad como Nueva York también es un ejercicio. Pensar en la Babel de Hierro fue para mí un ejercicio grato y desesperante hasta que en 1982, durante el verano, tuve la suerte de recorrer sus calles.

Llegué, y de inmediato, salí a ejercitarme en su amorodio de latas temperaturas. Una bellísima aria para soprano me guío hasta el Central Park y ahí me topé con Katherine Hepburn, ya pelirroja sólo en la memoria, pero aún trotante, seguida por guardianes, en un intento más por alargar la vida.

En otra visita, en pleno Chinatown, vi pasar a Emir Rodríguez Monegal gesticulando y hablando sin cesar, acompañado por un joven seguramente oriental, quien ponía en práctica el ejercicio de no perder el paso al escucharlo.

Y en mi último viaje -era un enero envuelto en cruda nieve, de nuevo en el Central Park, vi a un hombre de estatura mediana ¿alguna vez robusto, pelo largo, gafas redondas, abrigo y perros negros- pasear sobre lo blanco, espantando ardillas con bellotas. Pasé frente a él y mis sospechas se confirmaron: era Stanley Kubrick. Me alejé tiritando, como si temblar formara parte de los vitales ejercicios exigidos por la Gran Manzana.

Textos de Francisco Hernández.

 

 

Redes sociales