Sitios

Fotografía en México

compartir en facebook  compartir en twitter

Laura Barrón

Sala 2


Paradeísos III

INVENTAR EL PAISAJE 

JOSÉ ANTONIO RODRÍGUEZ (JAR): ¿Cuál ha sido tu formación, qué te hizo inclinarte por la fotografía, qué comenzaste a estudiar? 

LAURA BARRÓN (LB): Cuando yo entré a la ENAP a estudiar artes visuales ya había comenzado a estudiar fotografía. Pasé como dos años, antes de entrar a la universidad, estudiando en talleres. Tenía una inclinación clara hacia las artes plásticas aunque no sabía exactamente que carrera elegir. 

JAR: ¿De qué edad estamos hablando?

LB: Tendría como 18 ó 19 años. Yo comencé con la fotografía porque tenía una cámara y no sabía cómo utilizarla. Estudié un diplomado técnico y me gustó mucho. Tuve buenos maestros y más que la técnica me enseñaron a ver, a encontrar en la fotografía otro medio de expresión. Después de eso entré a la universidad a estudiar artes visuales. Ahí estuve en talleres de pintura y huecograbado, que eran opcionales.

 


Palacios de Metal I
 

Nunca dejé la fotografía, en la ENAP había talleres de foto pero eran básicos y nunca tomé ninguno, no había un taller de producción como en pintura y era muy poca la gente que hacían foto, así es que siempre trabajé la fotografía por mi cuenta, aunque siempre que podía resolvía mis trabajos con foto. Seguí así hasta que me dieron un premio en una revista de la universidad: "Punto de Partida" (1990). A partir de eso comencé a pensar en una exposición, en ese mismo año solicité una sala en las galerías de la ENAP y me la dieron. 

JAR: Esa sería, entonces, tu entrada a la fotografía.

LB: No precisamente mi entrada, pero sí el momento en que comencé a trabajar más formal y constantemente.

JAR: ¿Siendo aún estudiante?

LB: Sí, yo era estudiante todavía, e hice esa exposición que titulé "De fierro y polvo, de agua y viento", en 1991, un título kilométrico. Y bueno, estaba yo muy feliz con mi exposición que no pasó a mayores porque no hubo difusión, cosa que no me preocupaba tanto pues yo seguía con mi trabajo.

En esa época me daba por fotografiar postes, cables, cosas de la ciudad, con una intención meramente estética y sí tenía muy claro que no me interesaba el retrato, o mejor dicho, no me interesaba fotografiar personajes en ninguna circunstancia. Alguna vez lo hice porque me lo pidieron, hacía trabajos y ganaba dinero con eso.

JAR: ¿Fotografía comercial? 

LB: Sí

JAR: ¿De eso vivías?

 


Palacios de Metal II
 

LB: No, sólo sacaba algo, todavía estaba estudiando. Entre esto y lo otro, yo seguía trabajando mis cosas. Donde ahora vivo en esa época tenía mi estudio, está en un cuarto piso y se ve todo el suroeste de la Ciudad de México, ahí me dí cuenta que tenía una obsesión por fotografiar ese paisaje.

Siempre fotografiaba desde el balcón, en todas la épocas, todos los meses del año fotografiaba los cielos. De repente veía todo el trabajo que había hecho y me daba cuenta que todo se parecía, como que iba haciendo lo mismo de diferentes formas, claro que entonces no tenía una intención muy clara. 

JAR: Pocos años después, creo, tienes una posición más clara, que fue cuando hiciste "De-ciertos infinitos" (1995) que mostraste en la Academia de San Carlos. 

LB: Antes, en 1993, expuse en la Casa del Lago. Esta exposición se tituló: Entre humo y silencio, que eran escenas nocturnas de fábricas. Me interesaba el ambiente de estos lugares, las atmósferas, el humo de las chimeneas todo esto como elementos plásticos.

JAR: Pero ya Entre humo y el silencio hay muchos contrastes entre una luminosidad muy marcada y una oscura densidad que van a aparecer en tu posterior trabajo.

 


Palacios de Metal III
 
LB: Sí me dí cuenta de que siempre todo se iba relacionando. También encontré ahí una parte muy importante, que era esa sensación de estar en un lugar que no tiene fin. Era un lugar muy oscuro que se perdía dentro de la ciudad. Estaba muy interesada sobre esas ideas del infinito: el horizonte, la ciudad como algo simbólico. Y en esta parte comencé a reflexionar en mi trabajo, hacia dónde iba. Estuve leyendo muchas cosas sobre todos esos temas, estaba encantada con Utopía. 

JAR: ¿La de Tomás Moro? 

LB: Sí, me gustaba la idea de inventarme, a partir de esto, mi propia ciudad ideal. Y bueno esa exposición era así. Por eso estaba la fábrica en medio de un lugar oscuro, parecía como si fuera un barco en medio del mar. No era importante reconocer el lugar, sino era la sensación que se tenía al estar ahí.

Era como una tierra muy extraña. Me empezó a interesar la idea de hacer un paisaje dentro de la ciudad pero que no pareciera la ciudad, que podía parecer el mar pero que tampoco era el mar.

Entonces comencé a retomar cosas de otra época de mi trabajo y de los textos que había leído pero con una intención más clara. Quería que todos los objetos fueran elementos simbólicos; inventar los paisajes que eran parte de mi vida.

JAR: Pero un paisaje muy particular. Esto es, ahora haces un paisaje en donde construyes la escena. No nada más eliges, sino construyes en el laboratorio.

 

 

Redes sociales