Sitios

Antropología e Historia de México

compartir en facebook  compartir en twitter

Retrospectiva de los 50’s

Presentación

El arte en México sufría una terrible crisis en los años cincuenta; esto daría pie a una ruptura entre la Escuela Mexicana de Pintura, que continuaba con la tendencia al nacionalismo arraigado a la Revolución Mexicana, pero después de tantas décadas, se había impugnado y era irregular ante el precepto de un arte comprometido con el pueblo, que fue la razón de su formación. 

El muralismo había tenido tiempo atrás grandes cualidades: era en ese momento que tenía un vínculo estrecho con el Estado y había transformado el arte en una propagada cuyo objetivo era repetir la consigna revolucionaria del modelo oficial. Por otro lado, estaban los artistas cuyo individualismo y vanguardia de la creación plástica hacían tener una visión universal del arte. 

Rufino Tamayo era una figura ejemplar: cumplió con romper la barrera del nacionalismo sin perder sus convicciones, pues su obra está repleta del color y sentimiento mexicanos. Otra de las figuras importantes en ese tiempo fue Octavio Paz, llamado por Rita Eder "el interlocutor por excelencia". Él hacía una denuncia a la carencia de arte mexicano entre los 40's y 50's; sin embargo, surgieron nuevos movimientos literarios y artísticos. Según él, la evolución proviene del ejemplo de Tamayo y de los artistas extranjeros como Paalen, Carrington, Varo y Goeritz, entre otros, y en México serían Pedro Coronel, Juan Soriano, Manuel Felguérez, Lilia Carrillo, José Luis Cuevas y Vicente Rojo. También Günter Gerzso "el incorruptible" de la pintura mexicana y su contraparte Alberto Gironella; éstos anunciaron la llegada de Arnaldo Coen y Fernando García Ponce, todos ellos adoptaron la pose de un arte no-conformista. 

He aquí una breve cronología de los sucesos de esta década.
 
Autor: Vértigo/ Artes e Historia México

 

 

Redes sociales