Noticiario

El Centro Cultural Isidro Fabela - Museo Casa del Risco presenta le muestra Escuelas de Pintura al Aire Libre: nuevos espacios de creación, 1925, Manuel y Alfonso Villarreal

 

Fecha: 2017-07-03

compartir en facebook  compartir en twitter

El Centro Cultural Isidro Fabela - Museo Casa del Risco presenta le muestra Escuelas de Pintura al Aire Libre: nuevos espacios de creación, 1925, Manuel y Alfonso Villarreal
Foto: Escuelas de Pintura al Aire Libre: nuevos espacios de creación, 1925 Manuel y Alfonso Villarreal

 

Isidro Fabela, revolucionario, diplomático, internacionalista, político, humanista, escritor,  fue además un promotor cultural sensible a todas las manifestaciones artísticas, por lo que acudían a visitarlo a la Casa del Risco artistas, escritores, músicos, entre los artistas destacan Alfredo Ramos Martínez y Francisco Cornejo, a quienes apoyó económicamente para sus respectivas “Escuelas de Pintura al Aire Libre”, el primero tenía las de Churubusco, Coyoacán y Xochimilco, y el segundo, la del Rancho del Artista ubicada en Mixcoac.

Entre otros artistas de este periodo, Isidro Fabela también recomendó al artesano tallador de madera Mardonio Magaña para que estuviera en la Escuela de Santa Anita, a petición de su amigo Diego Rivera, pues para Diego era un excelente tallador con una iconografía única, que sería el parteaguas de la auténtica escultura mexicana.

De Alfredo Ramos Martínez, Francisco Cornejo y Mardonio Magaña, encontramos en la colección de Isidro Fabela sus obras, obsequiadas por estos artistas, y que son testimonio de esta cercana amistad.

Alfredo Ramos Martínez y Mardonio Magaña fueron profesores de Manuel y Alfonso Villarreal, que en el caso de Alfonso destacan sus tallas en madera extraordinarias, que vemos en muebles, cenefas, esculturas como las que se muestran en esta exposición.

 

Escuelas de Pintura al Aire Libre

El 1er. movimiento artístico en el México del siglo XX

Por Alfonso Villarreal

Con los ánimos caldeados en la primera década del siglo pasado, con los ideales revolucionarios, el renacimiento de los valores nacionalistas y la promesa de una sociedad con equilibrio social, la huelga en la Academia de San Carlos en contra a los anticuados métodos de enseñanza, a la copia de los modelos europeos y en especial a su director el arquitecto Antonio Rivas Mercado *, que tachaban de déspota, afrancesado y por velar únicamente por la facultad de arquitectura (entonces parte de la academia), miembro distinguido de profesionales al servicio del Presidente Porfirio Díaz.

Dentro de todos estos factores, los alumnos nombran como su representante al maestro Alfredo Ramos Martínez, que gozaba de su completa simpatía, pero aún él inspirado con los valores de la época, pone en marcha un proyecto que denomina “El Barbizon”, aludiendo a los impresionistas y tomándoles de modelo, además de aludir a su propio maestro el famoso y cotizado desde su época el pintor y paisajista José María Velasco, por lo cual se vuelve blanco de críticas más por el nombre que por los resultados, a lo que responde cambiando a Escuelas de Pintura al Aire Libre, de título un tanto largo, pero que respondían perfectamente a esta idea, de dejar atrás las aulas y salir a pintar directamente al lugar, enfrentándose a la luz natural y todas las exigencias del modelo vivo y en su entorno natural, obedeciendo siempre al paisaje mexicano, tal cual y sin dar pie a preciosismos inventados. En un principio ocupando plazas, jardines públicos, mercados, charrerías y otros espacios por el estilo, pero después se constituye la primera de estas escuelas que tuvo su sede fija en el barrio de Santa Anita.

Posteriormente, se fueron expandiendo en Coyoacán, Churubusco y otros puntos de la periferia de la ciudad de México, en aquel tiempo pequeños pueblos apartados, ocupando espacios proporcionados por los gobiernos en turno, y haciendo también que se proporcionaran materiales para la creación, pero cómo es de suponerse con innumerables incertidumbres y vicisitudes, que milagrosamente esquivaba y resolvía, Ramos Martínez, haciendo gala de ingenio, para llegar a sacar a flote su idealista proyecto.

No existía el carácter de perseguir la fama ó el logro económico, se admitía cualquier persona que quisiera aprender a pintar ó esculpir en madera, por lo cual ingresaron desde los alumnos disidentes de la Academia, así como hijos de hacendados, mujeres y hasta indígenas, niños y mayores logrando conformar una rica gama de estilos, desde el naif más puro hasta cuadros de gran logro técnico. La forma de resolver los retos de distancias y responsabilidades, fue otro acierto, delegando la dirección de cada una de las escuelas y la impartición de clases a alumnos destacados, como una especie de reconocimiento.

Por desgracia pocos nombres han podido sobrevivir de este movimiento, como serían Fernández Leal, Alba de la Canal, Alfonso y Manuel Villarreal, Mardonio Magaña, entre otros, en virtud de que destacados miembros intelectuales en México se dieron a la tarea de destruirlo, incluyendo el prestigio del Maestro Ramos Martínez, sin importar el aporte que se había llevado a cabo y los logros en exposiciones, premios y críticas que habían alcanzados algunos miembros de este movimiento en el extranjero; en museos de Estados Unidos y Europa, no sólo expusieron obras de estas escuelas, sino que las adquirieron para sus colecciones permanentes.

Por otra parte, no es de extrañar que este movimiento casi se ha convertido en un redescubrimiento para algunos investigadores, e historiadores de arte nacional, ya que se sabe poco de su existencia, al tiempo de que se ha documentado pobremente sobre este, resultando como otros movimientos que fueron eclipsados por el que pareciera el único movimiento mexicano, “El Muralismo”, que aún, no negando su importancia y aporte a las artes de nuestro país, también opacó a varias generaciones de artistas, hasta que “La Ruptura” tuvo a bien ponerle fin, en lo que aparentaba una verdadera declaración de guerra.

* Creador de la Columna de la Independencia.

 

 

Autor/Redactor: Centro Cultural Isidro Fabela - Museo Casa del Risco
Editor:Manuel Zavala Alonso

 

 

Redes sociales