Noticiario

Atsushi Takenouchi: cuando el cuerpo se hace viento y sacude

 

compartir en facebook  compartir en twitter

Atsushi Takenouchi: cuando el cuerpo  se hace viento y sacude
Foto: Atsushi Takenouchi, foto Maciej Rusinek

 

El coreógrafo y bailarín japonés presentó Mil gotas, mil flores, ofrenda dancística que honra la vida, la muerte y el esplendor de bailar

Fue la primera vez que el artista se presentó en nuestro país, con un trabajo inspirado en el devastador terremoto ocurrido en Japón en 2011

El pasado martes 9 de mayo el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque vibró con la entrega del bailarín y coreógrafo japonés Atsushi Takenouchi, quien por primera vez se presentó en nuestro país, haciendo del cuerpo un vehículo que develó sus misterios con cada movimiento y sacudió al espectador de formas insospechadas.

Takenouchi ofreció una única función de Mil gotas, mil flores, coreografía dedicada a la Madre Tierra, una ofrenda dancística que alude a la naturaleza y honra la vida, la muerte y el esplendor de bailar.

Se trata de una invitación para adentrarnos en la profundidad del ser, a través del cuerpo convulso de este bailarín, quien destacó por su fuerza escénica y motivos expresivos, una gama casi infinita de movimientos que discurrían por la sutileza, la furia y la desesperanza.

Este bailarín dejó ver como el cuerpo se hace viento, marcando un espiral continuo al centro del espacio, que descendía en intensidad y ritmo, contrastando con las secuencias posteriores donde lentamente desgranaba cada parte de su cuerpo.

Su danza es el sentir de emociones profundas, que se leían en su rostro y en el pulso casi perceptible de su sangre, un rumor de vida y muerte continuo que estremeció a los asistentes.

El director de la compañía japonesa Jinen Butoh, indagó sobre sus raíces y la conexión naturaleza-vida, en una danza ritual de múltiples matices, con el estilo que lo ha distinguido.

Su vestuario, basado en el kimono tradicional pero de corte contemporáneo, comulgaba con la escenografía mínima de flores y polvo blanco, una ofrenda a los muertos del devastador terremoto ocurrido en Japón en 2011.

La suya es una danza que abraza, para salir del letargo de lo cotidiano y confrontarnos con toda nuestra humanidad desde una estética poco convencional: falanges rígidas que seguían trayectos diminutos, brazos alígeros en agonía, un torso desnudo que a instantes se desplomaba.

El espíritu de este hombre inundó el espacio escénico, acompañado de los ambientes sonoros y la música de la compositora Hiroko Komiya, quien se valió de cuencos, agua, campanas, piedras y otros instrumentos para cobijar al público con su magia.

Esta fue la ofrenda de Takenouchi, un hombre que cree que la danza ritual proviene del interior y que el Butoh permite que cada persona encuentre su propio movimiento, una conexión con el jinen, concepto que engloba todo lo que sucede como experiencia de vida, todo lo que nos sacude por dentro.

 

 

Autor/Redactor: Prensa INBA
Editor:Manuel Zavala Alonso

 

 

Redes sociales