Fotógrafo 03,2017
(Marzo 2017)
© Rogelio Cuéllar
1950-00-00

 

Fecha: 2017-03-01

compartir en facebook  compartir en twitter


Les Halles, París, Francia, 1981
Plata sobre gelatina

 

El maestro Rogelio Cuéllar se inició desde muy joven en la fotografía,  a finales de los sesenta; más adelante, e inmerso en el contexto de la época en que el fotoperiodismo era el lenguaje por excelencia de las inquietas generaciones que vivieron las décadas de los setenta y ochenta, fue uno de los fundadores de la revista “Proceso” y del periódico “La Jornada”.

 

Fue fotógrafo pionero del fotoperiodismo cultural, un área o género que, en esa época, no estaba definida como tal. Desde entonces comenzó a desarrollar obra de autor, fotografiando de manera continua y sólida a diversas personalidades del mundo cultural de México y también de otros países, entre los que se encuentran escritores, artistas plásticos y escénicos: músicos, bailarines, actores y dramaturgos. Esta continuidad en el registro de retratos de creadores a lo largo de los años, entre otros aspectos, convierte su trabajo en una referencia primordial de la vida artística y cultural de México del siglo XX, tanto así que sus imágenes, en el caso específico de las artes visuales, abarcan tres generaciones de artistas que han sido protagonistas en el desarrollo del arte contemporáneo en México, incluyendo a los de la generación de la Ruptura, la intermedia y la nacida en la década de los años cincuenta, de la que el propio autor forma parte.

 

Rogelio Cuéllar destaca por su permanente inquietud, entusiasmo y generosidad, así como por un espíritu dinámico y creativo que no descansa; esto queda plenamente manifiesto en la cantidad de obra fotográfica que posee, no solamente del retrato de artistas, sino de otros géneros. Es también ampliamente reconocido por los desnudos femeninos -aunque masculinos también-; paisajes rurales y urbanos capturados a lo largo de la República Mexicana, imágenes que han definido desde joven su obra de autor.

 

Las fotografías de desnudo -casi siempre con luz natural- se caracterizan por la calidez y sutileza, así como por una mirada que encuentra en el cuerpo humano un paisaje para revelar su profundidad y complejidad, ya sea en los detalles o en tomas generales. En ellas nada es evidente: son una invitación a sumergirse en el descubrimiento de la belleza implícita de los cuerpos.

 

En el caso de las fotografías de paisajes rurales y urbanos, su ojo -siempre inquieto y curioso- busca los detalles a través de miradas sutiles, espontáneas; juegos de sombras y luces, espacios aparentemente vacíos; reflejos, objetos, texturas, etc., que contienen historias ocultas, el registro del tiempo, huellas y referencias que, al no revelar un lugar específico, son universales, se refieren al ser humano y su presencia. Pero su mirada no es dramática sino tremendamente lúdica, revelando también la propia personalidad del fotógrafo.

 

En la fotografía de retrato, varios elementos definen la obra de Rogelio Cuéllar como única. El hacer un seguimiento histórico de la trayectoria de un artista en su espacio de trabajo, en sus universos, registrando distintos momentos y etapas a través de secuencias de imágenes, es contar la historia de la obra y del artista desde su propia percepción. Su enfoque siempre está en la mirada del artista, nunca son retratos fríos ni en atmósferas construidas; al contrario, no hay tensión ni rigidez, no hay poses estudiadas, lo que se debe a la interacción y a la cercanía construida a lo largo de años. Rogelio Cuéllar se involucra con los retratados, y el acercarse de antemano al trabajo de los artistas es parte del proceso de ese conocimiento del otro.

 

Al mismo tiempo, detrás de cada retrato hay una rica historia en imágenes, que es la propia historia del encuentro y el vínculo establecido entre el fotógrafo y los creadores. A partir de esto Rogelio Cuéllar ha ido conformando una colección de obra artística, mucha de ella adquirida por medio de intercambio: una foto por una obra. El resultado es un conjunto de piezas representativas del arte mexicano del siglo XX, que incluyen pintura, gráfica y escultura de varios artistas de la Ruptura, los de la siguiente generación y de aquellos nacidos en los años 50. Parte de esta colección se exhibe actualmente en Hacer el cuerpo. Colección Rogelio Cuéllar, en el Museo José Luis Cuevas, en la que se expone una obra de su colección y, junto a ella, el retrato del artista tomado por Cuéllar. En la exposición además, predomina un tema que también ha sido una constante en la obra del fotógrafo: el cuerpo, retratado e interpretado por los artistas a lo largo del tiempo.

 

Rogelio Cuéllar ha retratado a personalidades como Emil Cioran, quien accedió a ser fotografiado por él, siempre y cuando viajara a París; a Julio Cortázar, en Cocoyoc; a Michel Tournier y a Antoni Tàpies, entre muchos otros. En México, ha captado momentos, miradas y situaciones históricas de artistas plásticos como Rufino Tamayo, Alberto Gironella, Pedro Coronel, René Portocarrero, Fernando García Ponce, Rodolfo Morales, Alice Rahon, Lola Álvarez Bravo, Guillermo Zapfe, Pablo O´Higgins, Juan Soriano, Alfredo Zalce, Vicente Rojo, Gilberto Aceves Navarro, Sebastián, José Luis Cuevas, Francisco Toledo; a escritores e intelectuales como Fernando Benítez, Fernando Gamboa, Efraín Huerta,  Juan Rulfo, Elena Garro, Rosario Castellanos, Juan José Arreola, Julio Cortázar, Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Rafael Alberti, Luis Cardoza y Aragón, Emilio Carballido, Juan García Ponce, Pita Amor, Sergio Pitol, entre varios más.

 

Rogelio Cuéllar nació en la Ciudad de México en 1950. Con los apoyos de becas del Sistema Nacional de Creadores de Arte ha podido clasificar aproximadamente el sesenta por ciento del material que ha realizado a lo largo de más de treinta años, lo que equivale aproximadamente a veinte mil negativos. Actualmente ha integrado un acervo de negativos correspondientes a más de mil personajes nacidos entre 1900 y 1980. Rogelio Cuéllar prefiere la fotografía en blanco y negro y el uso de la cámara analógica,  controlando personalmente todo el proceso de revelado en laboratorio. (www.cultura.gob.mx). 

 

Autor/Redactor: Redacción Artes e Historia
Editor: Manuel Zavala Alonso

Escritores

 

 

Artistas

 

 

El terremoto

 

 

Del libro La imagen absoluta del mundo

 

 

Huellas de una presencia

 

 

Estudio

 

 

 

 

 

 

Redes sociales