Especiales
Francisco de Goya, único y eterno, magna exposición en el Museo Nacional de San Carlos

 

2016-11-11

compartir en facebook  compartir en twitter


Foto: Francisco de Goya, Estudiantes de la Academia Pestalozzi, 1806 - 1807. Cortesía MNSC-INBA

El Museo Nacional de San Carlos inauguró la exposición Francisco de Goya, único y eterno, considerado por muchos historiadores el artista más importante de España de finales del siglo XVIII y principios del XIX, pero también uno de los más intensos y originales de Europa.

 

La exposición reúne una selección de sus trabajos más representativos, así como tres de sus más relevantes series de grabados: Los caprichos, Los disparates y La tauromaquia. También ofrece un recorrido por las variadas técnicas y temáticas del pintor aragonés, así como las huellas que dejó en sus seguidores y copistas, como Agustín Esteve y Eugenio Lucas Villamil, reflejo de su extensa pinacoteca que realizó a lo largo de su prolífica carrera.

 

Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828) es considerado uno de los creadores más influyentes de la modernidad. Estableció los parámetros estéticos de los siglos subsecuentes y se consolidó como un visionario que puso en tela de juicio las virtudes y los vicios de la sociedad que vivió durante la transición de los atribulados siglos XVIIl y XIX, por medio de sus más destacadas series de grabados que, con gran maestría materializó por medio de la revolucionaria técnica al aguatinta.

 

El trabajo del creador, que lo mismo incursionó en la pintura de caballete y mural que en el grabado y el dibujo, se caracterizó por su lúcida interpretación de la época que le tocó vivir, las sátiras a las costumbres de su tiempo y el manejo de temas irreverentes y audaces.

 

Su fogosa devoción por la duquesa de Alba, modelo de su Maja vestida y su Maja desnuda, le valió la condena de la Inquisición, al considerarlas “pinturas obscenas”, lo que no mermó su ánimo. Su obra alcanzó una universalidad única al trascender lo anecdótico y apoyar el sentir progresista de su época.

 

En la muestra sobresale el retrato de Leocadia Zorrilla, mujer muy cercana al artista y de quien se sospecha fue su amante durante el final de su vida. En esta pieza, que proviene del Museo Nacional del Prado, se había identificado anteriormente a Josefa Bayeu, con quien el pintor contrajo matrimonio en 1773, pero estudios recientes han identificado a Leocadia Zorrilla en tan portentosa obra.

 

En su larga carrera, Goya transitó entre la alegría hasta un profundo pesimismo y búsqueda en sus pinturas, dibujos, grabados y frescos. En 1793 sobrevive a un largo periodo de enfermedad que lo dejó completamente sordo. Estando convaleciente, pintó una serie de pequeños cuadros con temas inventados, preludio de lo que trabajaría en su madurez. En 1799 terminó y publicó una serie de ochenta grabados alegóricos, los famosos Caprichos, que en realidad son críticas -en tono satírico- a las costumbres sociales y políticas y a los abusos de la Iglesia. En esta serie el artista desarrolló un original estilo de caricatura, además de su dominio de la aguatinta, novedosa técnica en ese momento.

 

También en 1799 fue nombrado primer pintor de la corte y pasó los siguientes dos años trabajando en su gran retrato de grupo más famoso, aquí exhibido: La familia del rey Carlos IV (del Museo del Prado), teniendo en mente la composición de Las Meninas de Velázquez.  Goya ubica a la familia real en un primer plano y él se sitúa al fondo, y a un lado con, un caballete. Sin embargo, aunque las figuras de la familia real están agrupadas en el primer plano, no hay un intento de crear una ilusión espacial. Los ojos del pintor apuntan al espectador como si él mirara la escena en un espejo. La pintura es, simultáneamente, la representación de una monarquía unida y fuerte, y un retrato de grupo de un naturalismo perturbador, revelando las debilidades de la familia real con un realismo casi despiadado, aunque sin una intención de satirismo deliberado.

 

Las prodigiosas piezas que serán exhibidas proceden de acervos nacionales e internacionales como los museos Nacional del Prado, Hammer, Meadows, Soumaya, Franz Mayer y de la Basílica de Guadalupe, así como de las colecciones de la Fundación Zuloaga, Pérez Simón y Jorge Ramos.

 

El Museo Nacional de San Carlos resguarda la colección de arte europeo más importante de América Latina. Uno de sus principales objetivos es difundir y preservar este acervo de obras del siglo XIV al XX, al igual que el edificio histórico que alberga al recinto.

 

Francisco de Goya, único y eterno estará abierta al público del 11 de noviembre de 2016 al 20 de marzo de 2017 en el Museo Nacional de San Carlos, ubicado en Puente de Alvarado 50, colonia Tabacalera.

 

 

Autor/Redactor:Redacción Artes e Historia México
Editor: Manuel Zavala Alonso

Francisco de Goya, único y eterno

 

 

 

 

 

Redes sociales