Especiales
La colección Herrera Harfuch

 

2016-10-26

compartir en facebook  compartir en twitter


Foto: cortesía Herrera Harfuch

La colección Herrera Harfuch reúne un conjunto de piezas artísticas que la convierte en única y especial. Enfocada mayoritariamente en la producción plástica de artistas mexicanos que forman parte de la generación nacida en la década de 1950, el acervo manifiesta un gusto específico y un conocimiento exhaustivo de los coleccionistas en relación al arte mexicano de la segunda mitad del siglo XX.

 

Una de las particularidades de esta colección es que, al estar enfocada primordialmente en una generación en concreto, constituye un acervo fundamental para el estudio y conocimiento en profundidad del arte mexicano, tanto de ese periodo como de una generación que ha tenido un papel preponderante en el desarrollo del arte contemporáneo en nuestro país.

 

La colección Herrera Harfuch inició con obra de artistas oaxaqueños; un primer conjunto de piezas que adquirió poco a poco, cuando el arte oaxaqueño, en su mayoría, aún no desarrollaba una línea comercial y repetitiva que le hizo llevar el nombre –mal aplicado- de “escuela oaxaqueña”. Consciente de esto, el coleccionista en breve giró la mirada hacia otros creadores, sobre todo aquellos que asistían como comensales a un restaurante en la Ciudad de México, hace más de veinte años, comprando las obras directamente a los artistas -en pagos y también con el viejo sistema de intercambio-; al mismo tiempo fue relacionándose cada vez más con los artistas y estableciendo un vínculo personal con ellos, más allá de la transacción comercial. Esta relación le permitiría, más adelante, ir directamente a los talleres o estudios de los pintores y poder elegir la pieza, conocer de cerca el proceso evolutivo o el desarrollo artístico de algunos de ellos, así como los procesos técnicos, los medios y materiales -fundamentalmente la pintura- técnicas mixtas, arte objeto y ensamblados, además de los estilos y tendencias estilísticas presentes en las obras, elementos que conforman algunas de las características más destacadas de esa generación.

 

El grueso de la colección está integrada por obras, realizadas en diferentes técnicas, de artistas como Gustavo Monroy, Alberto Castro Leñero, Sebastián, Francisco Castro Leñero, Roberto Parodi, Luciano Spanó, Luis Manuel Serrano, Germán Venegas, Miguel Castro Leñero, Eloy Tarcisio, Irma Palacios, Arturo Elizondo; unas piezas excepcionales de Adolfo Patiño; otras correspondientes a distintas etapas de Gabriel Macotela, ex integrante del grupo Suma, algunas de ellas poco comunes. Así también en la colección hay piezas de artistas de la llamada generación de la “Ruptura”, como José Luis Cuevas –uno de sus principales exponentes- y Fernando García Ponce; del variado grupo de artistas que siguió después, como Pedro Friedeberg, Arturo Rivera, Javier Arévalo, Gilberto Aceves Navarro, Raúl Herrera, Philip Bragar. La colección Herrera Harfuch también alberga piezas de creadores más jóvenes, como Boris Viskin, Néstor Quiñones, Eduardo Herrera, Estrella Carmona, Juan Carlos Jaurena, Daniel Lezama, y otros aún más jóvenes, entre varios más.

 

El límite y el criterio para formar la colección son claros: el artista debe tener una cierta trayectoria, y esto no necesariamente quiere decir muchas exposiciones individuales ni tantas otras ventas, sino haber desarrollado -o estar en proceso de- un trabajo sólido y constante.

 

La colección Herrera Harfuch es fundamental para comprender y conocer una etapa muy dinámica en el escenario plástico de la Ciudad de México, y a una generación que empezó a producir obras desde muy joven. A estos artistas se les puede considerar como los que protagonizaron el impulso y desarrollo  pleno de los lenguajes conceptuales en México, que inicialmente estaban asociados a una crítica social menos críptica. El resultado fue un conjunto de piezas producidas con técnicas “experimentales” y, sobre todo, con pocos recursos -con lo que hubiera a mano-, sin apoyos estatales, becas o patrocinios de las grandes empresas, galerías, o binomios empresarios-museos.

 

La generación nacida en la década de los años cincuenta fue testigo de álgidos momentos de conflictos político-sociales (lo que no quiere decir que actualmente no los haya) en una ciudad que se expandía y se transformaba brutal y vertiginosamente. Pero también es una generación poseedora de una gran riqueza creativa y un sentido de grupo, de colectivo, que compartía sentimientos y perspectivas comunes frente a la realidad. Baste recordar a los grupos de artistas -afectados por el movimiento estudiantil del 68 y sus consecuencias-, quienes impulsaron el desarrollo de los medios gráficos alternativos, como el grupo Mira; los poemas callejeros conceptuales de Março y las acciones pictóricas de Suma, los performances del No-Grupo, las instalaciones de Proceso Pentágono, las exposiciones fotográficas del Grupo de Fotógrafos Independientes en las calles de barrios marginados; la integración en sus obras de ciertas imágenes de consumo popular, medios de comunicación y toda una iconografía urbana, así como el enriquecimiento de los procesos artísticos con materiales que desechaba -o producía- una sociedad cada vez más moderna, urbana y al mismo tiempo caótica.

 

Por otro lado, este movimiento dinámico y diverso de artistas posibilitó la apertura de los espacios oficiales –en los museos y con la creación de bienales y concursos antes inexistentes, así como un gran impulso de las galerías privadas- a los lenguajes artísticos que irrumpieron con nuevas lecturas y nuevos modos de crear.

 

El valor artístico e histórico de la colección Herrera Harfuch es evidente. Las obras, de gran calidad artística, en su mayoría han sido realizadas en etapas ya de consolidación de los artistas. Y muchas de ellas han sido generosamente prestadas para importantes exposiciones, tanto en México como fuera del país.

 

 

Autor/Redactor:Daniela Cuéllar
Editor: Manuel Zavala Alonso

Colección Herrera Harfuch

 

 

Colección Herrera Harfuch II

 

 

Colección Herrera Harfuch III

 

 

Colección Herrera Harfuch IV

 

 

 

 

 

Redes sociales