Especiales

Loving Vincent

 

2018-01-16

compartir en facebook  compartir en twitter
Loving Vincent

Foto: Loving Vincent

Loving Vincent es la primera película animada que fue realizada en su totalidad con pinturas. Escrita y dirigida por Dorota Kobiela y Hugh Welchman, y financiada por el Instituto Polaco de Películas, el guión se centra en el último año de la vida del pintor holandés Vincent van Gogh, a partir de las casi 800 cartas que el artista envió a su hermano Theo.

 

La película relata la investigación que realiza Armand, el hijo de Roulin, el cartero que entregaba la correspondencia a Vincent van Gogh, sobre las circunstancias de la muerte del pintor, cuando Roulin le pide a su hijo que entregue personalmente la última carta que Van Gogh escribe a Theo, su hermano.

 

Así, el espectador se va internando en las circunstancias que rodearon la muerte del pintor y en su último año de vida, mediante secuencias de imágenes a color y en negro y blanco que revelan el mundo a través de los ojos de Vincent Van Gogh. Las imágenes y escenas son cautivadoras debido a la estimulación visual y emotiva que producen los colores contrastados o los juegos de tonalidades y el efecto de vibración de la rápida y corta pincelada, generando una sensación de movimiento permanente que, en la animación, se multiplica.

 

Van Gogh utilizó una gran gama de colores y no siempre mantuvo la perspectiva, ya que su objetivo no era representar la realidad. En una primera etapa, de 1881-1885, realizó diversos cuadros con influencia de pintores realistas como Jean François Millet, en los que describe pictóricamente personajes, escenas campestres y la reciente transformación urbana. En París, entre 1886 y 1887, pinta diversas naturalezas muertas, sobre todo flores, en las que va incorporando mayor colorido y luminosidad, hasta desarrollar cada vez con más vehemencia un estilo propio caracterizado por un intenso colorido y contraste y por una pincelada cada vez más dinámica que expresaba la visión íntima y personal del mundo, así como las transformaciones en todo orden de la vida que marcaron el final del siglo XIX en Europa.

 

La película se realizó con más de sesenta mil imágenes, todas ellas pintadas a mano por un equipo de 125 pintores –entre ellos, la mexicana Mayra Hernández-, seleccionados específicamente, entre cerca de 5 mil postulantes, por su manejo y destreza con la técnica al óleo. Un total de 65 000 tomas fueron pintadas, aunque no todas fueron integradas debido al difícil proceso de transferencia al formato requerido para la película. Así, un segundo de película está compuesto por doce imágenes. Inicialmente, se filmaron las escenas con los actores y posteriormente los artistas pintaron cada fotograma. Cada imagen fue fotografiada e integrada en una secuencia en que los especialistas en animación corregían errores y se encargaban de las transiciones. El guion del proyecto se basó en las obras que Van Gogh había pintado, muchas de las cuales fueron modificadas para, por ejemplo, incorporar cambios en las estaciones del año, momentos a lo largo del día o efectos del clima. El equipo trabajó por más de dos años.

 

Loving Vincent fue estrenada en el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy de 2017, donde ganó el Premio de la Audiencia. Desde entonces, ha recibido diversos premios, como: el premio a Mejor Película Animada en la 30 edición de los Premios del Cine Europeo en Berlín; el premio Película Internacional más popular en el Festival Internacional de Cine de Vancouver de 2017. También fue nominada en los Hollywood Music in Media Awards de 2017, en la categoría Mejor Banda Sonora Original en una Película Animada y el Golden Goblet a la Mejor Película Animada en el Shanghái International Film Festival, entre otros.

Autor/Redactor:Redacción Artes e Historia México
Editor Fundador: Manuel Zavala Alonso †

Loving Vincent

 

 

 

 

 

Redes sociales