Especiales

El artista Sergio Gutman expondrá en la Celda Contemporánea, Lo negro

 

2017-05-05

compartir en facebook  compartir en twitter
El artista Sergio Gutman expondrá en la Celda Contemporánea, <i>Lo negro</i>

Foto: Sergio Gutman, cortesía del autor

La Celda Contemporánea, en colaboración con el Colegio de Arte y Cultura de la Universidad del Claustro de Sor Juana y la ENPEG, La Esmeralda, presentan la exposición “Lo negro”, con la obra de Sergio Gutman y Víctor Alvarado.

 

Bajo la curaduría de Berta Kolteniuk, los artistas presentarán pintura, escultura e instalación, e intervendrán el espacio con piezas hechas exprofeso para el lugar.  “Sergio Gutman/Víctor Alvarado. Lo negro” será inaugurada el día martes 9 de mayo a las 19.30 horas, en Celda Contemporánea, Izazaga N° 92, Centro Histórico.

 

Lo negro es un hoyo

 

“El gran educador del arte Josef Albers prohibía el uso del ‘color negro’ a sus alumnos por razones didácticas. Los Impresionistas por su parte, obsesionados como estaban por la luminosidad y la pureza del color, desterraron por completo el negro de su paleta, porque decían que ‘ensuciaba’ los colores.

 

Sin embargo, es evidente que una cierta cantidad de negro (o de cualquier color oscuro, para el caso) es necesario para dar contraste al tono, lo cual es indispensable en pintura.

 

Ahora bien, si dibujamos una forma cualquiera y la pintamos completamente de negro puro, esto equivale visualmente a hacer un recorte al plano; es decir, un hoyo. O al menos esa es la ilusión que da.

 

Es por eso que podemos afirmar sin temor a equivocarnos que en pintura, lo negro es un hoyo.”

 

A partir de estas reflexiones y basándose de los principios del Constructivismo -y en particular, bajo la influencia del uruguayo Joaquín Torres-García-, en esta exposición titulada “Lo negro”, Sergio Gutman presenta un conjunto de piezas conformadas por telas, una escultura hecha de madera de cimbra y llanta de hule, ensamblajes de madera y una instalación, en las que plantea y reflexiona en torno a varios aspectos formales “inherentes a la pintura”, como son la relación entre forma y fondo -el espacio real y el espacio pictórico- contraste y profundidad, entre el plano y el hueco. El concepto de negro representa el espacio vacío, el hueco, que en el leguaje bidimensional, pictórico, es una ilusión plasmada sobre el lienzo, mientras que en las formas tridimensionales es real: el relieve, el corte real del material, la incorporación de otros elementos sobre las superficies, jugando con los límites reales de la pintura.

 

Como señala el artista, en las pinturas sobre telas al óleo, encáustica y collage el recorte del plano  -el hueco- es sólo una sensación visual sugerida por la pintura, mientras que en las tablas de madera es real; en los ensamblajes el artista crea los relieves con una serie de materiales como metal, hule, letras, números, madera, entre otros. De este modo, a través de piezas bidimensionales y tridimensionales que interactúan y dialogan entre sí, plantea la relación y el juego entre fondo y forma; la contradicción entre el fondo y la forma bidimensional, y en las formas escultóricas.

 

Otra de las piezas que integran la muestra es la instalación transitable realizada a modo de un tapete de hule, con recortes sobre vinil negro, desplegado sobre un piso de vidrio transparente con recortes de formas geométricas abstractas que pueden bloquear o dejar pasar la tenue luz proveniente del piso transparente.

 

La muestra se articula alrededor del concepto del negro, no sólo como un elemento formal en la pintura; es decir, desde las posibilidades cromáticas y del lenguaje pictórico, sino también desde una perspectiva simbólica, por sus connotaciones y significados filosóficos y sociales como la ausencia y el vacío.

 

Sergio Gutman nació en la Ciudad de México en 1960. Estudió fotografía en la School of Visual Arts de Nueva York, entre 1982 y 1984. Posteriormente, se trasladó a vivir en Barcelona, donde -entre 1986 y 1988- asistió a varios talleres con importantes maestros catalanes, como Federic Amat, Rafols Casamada, Ginovart y otros, así como a sesiones de dibujo de forma regular en el conocido Circle Artistic de Sant Lluc, donde entra en contacto con artistas relacionados con el Taller de Torres García, maestro constructivista uruguayo, que tendrá gran influencia en su formación como artista.

 

Sergio Gutman ha realizado exposiciones individuales y colectivas en México, Estados Unidos, España, Francia, Colombia y Argentina. Destacan de manera individual, Structure as Theme en 2002 y Magic Squares en 2011 en la Galería Cecilia de Torres de Nueva York. Círculo Cuadradoen 2006, en el Centro Cultural Recoleta de la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Cuatro Cilindrosen 2004 en el Museo del Chopo, Ciudad de México. Entre las colectivas importantes, destacan Une Conquéte de l ́Art de Amérique Latine,en el Espace Bellevue, de Biarritz, Francia.

 

También ha participado en ferias internacionales de arte como Arco’ 05 de Madrid, año en que México fue el país invitado. Otras importantes ferias han sido Arteamericas2008 y 2009, en el Convention Center de la ciudad de Miami; Art’Bo’08en Bogotá, Colombia; Pinta’09, Feria de Arte Latinoamericano en Nueva York.

 

Su obra forma parte de colecciones privadas y fundaciones como la Fundación Alonde Buenos Aires; la Fundación Daniela Chappard de Caracas, Venezuela; las colecciones de Jean Cherqui, Paris; Emilio Pacheco y Harriet Rabinowitz de Miami. Recientemente fue invitado al Proyecto Milenioorganizado por el diario del mismo nombre, en México.

 

Lo negro

 

Lo negro es el hilo conductor que establece un diálogo entre las obras de Sergio Gutman y Víctor Alvarado, artistas de distintas generaciones que exploran el concepto no desde su composición cromática, sino desde sus posibilidades pictóricas y simbólicas. Para Gutman, lo negro es el vacío que sugieren las formas en sus obras, ya sea el pedazo de hule clavado en la madera, o el relieve creado en encáustica sobre el lienzo; es la ilusión de un hueco en la obra bidimensional y la consecuente pregunta sobre los límites físicos de la pintura. Por su parte, Alvarado hace un análisis sobre el aspecto efímero de la obra negra en una construcción arquitectónica, la cual entiende como un no lugar, un espacio que es más bien un estado transitorio, cuyo fin es la ausencia, pues su inevitable destino es la desaparición.

 

No solo es lo negro lo que entrelaza la obra de estos dos artistas: es la construcción y la materialidad de sus piezas; es el juego visual que logran aprovechando el espacio expositivo y la manera en que esto involucra la corporalidad del espectador en la apreciación de la obra; pero principalmente es el interés por explorar los límites, las problemáticas y las posibilidades de bidimensionalidad en la pintura a la hora de utilizar el ensamblaje como recurso formal.

 

Influenciado por el constructivismo, particularmente por la obra de Joaquín Torres García, los ensamblajes de Sergio Gutman, responden a un interés particular por entender y hacer evidente su estructura y funcionalidad. A través del conocimiento de los materiales y de los principios físicos y lógicos que estructuran la obra, crea un lenguaje visual que busca la coherencia y la armonía. Además de las telas y ensamblajes de Gutman en las que explora lo negro como un espacio vacío, la obra de piso “Sin título”, se presenta a modo de negativo de su propia investigación pictórica, llevando más allá la idea de la forma vs contraforma, haciendo del negro esta vez el espacio lleno.

 

La obra de Víctor Alvarado utiliza formas y lenguajes visuales que remiten a la estructura de los edificios en construcción. A través de ensamblajes, instalaciones y gráficos establece un diálogo entre las tres arquitecturas de la galería: la ruina, la arquitectura colonial y la arquitectura moderna. A modo de maqueta, sus instalaciones sugieren un juego de escala que hace visibles los estados de una construcción que terminaran siendo invisibles, haciendo evidente lo no evidente de la arquitectura. Asimismo, a modo de siluetas negras, busca visibilizar la figura ausente e ignorada del albañil, el habitante de ese no lugar que es la obra negra. Los ensamblajes de Víctor Alvarado son creados con maderas de cimbra procedentes de desechos constructivos, y su creación formal atiende más a problemas de la pintura que de la escultura, mostrando y expandiendo los limites tanto de la una como de la otra y proponiendo un lenguaje en el que este límite se desvanece para dar lugar a una obra rica en recursos formales.

 

En el marco del nuevo programa de Exposiciones de la ENPEG, La Esmeralda 2017, bajo convenio de colaboración con la Universidad del Claustro de Sor Juana, la exposición Lo negro continúa el ciclo de exposiciones en formato 2, que busca establecer diálogos entre las prácticas artísticas de artistas de distintas generaciones.

 

Andrea Bustillos Duhart

Mayo, 2017

Autor/Redactor:Redacción Artes e Historia México
Editor: Manuel Zavala Alonso

Sergio Gutman en La Celda Contemporánea

 

 

 

 

 

Redes sociales