Especiales

Jean Arp llega al Museo de Arte Moderno

 

2017-04-21

compartir en facebook  compartir en twitter
Jean Arp llega al Museo de Arte Moderno

Foto: cortesía MAM/INBA

Arp es la primera muestra retrospectiva del artista Jean (Hans) Arp, uno de los fundadores del movimiento Dadá -junto con Tristan Tzara, Hugo Ball, Marcel Janco y Richard Huelsenbeck-, que floreció de 1916 a 1923,  y también pionero de la escultura biomórfica. La muestra es organizada por la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Bellas Artes, en colaboración con la Fondation Arp de Clamart, Francia, y la Embajada de Francia en México, y fue curada por el historiador francés Serge Fauchereau, en colaboración con la Fondation Arp de Clamart, Francia, y la Embajada de Francia en México.

 

La exposición muestra un recorrido panorámico por las distintas vertientes y etapas de la obra de Arp, y está organizada en cuatro núcleos temáticos: Nació dadá, El surrealismo, Guerra y paz y L’Aubette. El conjunto abarca 27 relieves y esculturas de mediano y pequeño formato realizados por el artista en bronce, yeso, piedra, latón y madera, entre 1930 y 1965. También se expone pintura al óleo de gran tamaño, tintas y gouaches sobre papel recortado, collages, papeles desgarrados, cuatro tapices de pequeño a gran formato, 20 grabados y una amplia selección de libros de Arp o ilustrados por él.

 

Las cerca de 60 piezas provienen de las colecciones de la Fondation Arp de Clamart, del Musée d’Art Moderne de Estrasburgo, el Musée d’Art Moderne-Centre Georges Pompidou y la Galerie Thessa Herold de París.

 

Hans Arp nació en Estrasburgo, Alsacia (1886), que era entonces territorio alemán. Fue colaborador cercano pero independiente del surrealismo y pionero de la escultura biomórfica, una de las técnicas del automatismo y reminiscencias oníricas combinadas con estructuras orgánicas que Arp basa en el círculo-ombligo, entendido en el sentido arcaico del origen del mundo. Es decir, esculturas que sugieren la relación entre la creatividad artística pura, libre y espontánea, y las formas que surgen en la naturaleza.

 

Hans Arp residía en París cuando estalló la Primera Guerra Mundial y debió refugiarse en Suiza. En 1926 adoptó la nacionalidad francesa y en los años cuarenta, el nombre de “Jean”. En la década de los veinte, y hasta 1928 produjo muchos relieves abstractos en madera para luego trabajar cada vez más obras en tercera dimensión, esculturas abstractas, simples y que sugieren formas orgánicas.

 

Arp se relacionó con diversos movimientos artísticos que surgieron en las entre guerras en Europa: en la primera década del siglo XX recibe influencia de las abstracciones de Wassily Kandinsky y más adelante por el Cubismo, también participó en algunas exhibiciones de Der Blaue Reiter (El jinete rojo) en Munich. Posteriormente le interesó la idea de la creación espontánea del subconsciente, que predominó en toda su obra. Es creador de los collages realizados con pedazos de papeles que dejaba caer al suelo y luego los pegaba según como habían caído.

 

Durante la posguerra fue reconocido internacionalmente al recibir el Gran Premio de Escultura de la Bienal de Venecia (1954), con las retrospectivas organizadas por el MoMA de Nueva York (1958) y el Museo de Arte Moderno de París (1962). Después de la exposición del MoMA, Arp viajó a México como turista. Fue en Yucatán donde realizó el dibujo Chichén-Itzá (1958).

 

Poco conocida por el público mexicano, la obra abstracta y literaria de Arp ha conquistado el mundo entero debido a su gracia sutil y tono lúdico, además de sus innovaciones formales radicales que lo ponen a la par de clásicos como Kurt Schwitters, Joan Miró, Max Ernst, Salvador Dalí y otros de sus compañeros.

 

El catálogo de esta exposición, primera publicación sobre Arp en América Latina, cuenta con ensayos de Jorge Juanes y Serge Fauchereau, curador de la muestra, quien además ha sido profesor de Literatura Americana en las Universidades de Nueva York y Austin. Es autor de más de 30 ensayos sobre arte y literatura, la mayoría traducidos a varios idiomas, entre ellos Les peintres mexicains (2013).

 

Analogías escultóricas

 

Arp se complementa con la exposición Analogías escultóricas. Colección MAM, integrada por 45 esculturas (tres de colecciones privadas) y 26 documentos del archivo del MAM, que busca establecer los vasos comunicantes entre este creador franco alemán y el desarrollo de la escultura moderna en México.

 

Artistas mexicanos como Mathias Goeritz o Germán Cueto -quien además de Rufino Tamayo, tuvo contacto con él en París-,  mantienen con él vasos comunicantes, a través de un espíritu lúdico, la espontaneidad y una afirmación de lo irreverente. Su influencia está también presente vidente repercusión en escultores de la generación de la Ruptura, como Manuel Felguérez, Juan Soriano, Vicente Rojo, Pedro Coronel, y en general en la escultura geométrica de las décadas de los años setenta y ochenta.

 

Esta exposición es un recorrido integrado por cuatro núcleos temáticos: Imprecisiones aparentes, con obras semi abstractas aún arraigadas en la figuración; Maniobras lúdicas, basado en el azar, la ironía y la experimentación; Verticalidades, que señala distintas versiones de la pureza abstracta y biomórfica de la forma vertical; y Construcciones, que reúne piezas de lógica industrial, científica y tecnológica, dando lugar a masas geométricas de gran movilidad.

 

La muestra es una revisión que refleja los impulsos lúdicos de 35 artistas nacidos o avecindados en México que siguieron la línea  de esta vanguardia, entre ellos Manuel Felguérez, Ángela Gurría, Yvonne Domenge, Naomi Siegmann, Tosia Malamud, Sukemitsu Kaminaga y Henry Moore, quienes son en la actualidad referentes de la escultura moderna de México. La selección de las piezas –conformadas por canteras, mármoles, ónix, hierro, bronce, acero, aluminio y madera- converge en temas universales que, desde lo tridimensional se transforman entre la figuración, que se va despojando del realismo, hasta derivar en formas orgánicas y geométricas abstractas.

 

Estos ejercicios son fruto de la herencia escultórica nacional, y protagonistas del proceso de valoración y establecimiento de la escultura moderna en nuestro país, cuyos antecedentes se remontan al Salón de la Plástica Mexicana y los Salones Anuales de Escultura en los años 50, o bien a las Bienales Nacionales de esta disciplina a lo largo de los 60. 

 

 

 

 

 

Autor/Redactor:Redacción Artes e Historia México
Editor: Manuel Zavala Alonso

Jean Arp en el Museo de Arte Moderno

 

 

 

 

 

Redes sociales