Especiales

Pinta la Revolución. Arte moderno mexicano, 1910-1950 llega al Museo del Palacio de Bellas Artes

 

2017-02-10

compartir en facebook  compartir en twitter
<i>Pinta la Revolución. Arte moderno mexicano, 1910-1950</i> llega al Museo del Palacio de Bellas Artes

Foto: Alfredo Ramos Martínez, Zapatistas, ca. 1932. San Francisco Museum of Art, San Francisco. Albert M. Bender Collection. Cortesía INBA

Después de haber sido expuesta en The Philadelphia Museum of Art (Estados Unidos), Pinta la Revolución. Arte moderno mexicano 1910-1950 llega al Museo del Palacio de Bellas Artes con más de 200 piezas representativas del periodo revolucionario y posrevolucionario, entre pinturas, fotografías, obra gráfica, proyecciones de cine, música y una serie de recursos interactivos didácticos, entre muchas otras actividades. La muestra explora una época de importantes transformaciones en México, a través de la exhibición de murales portátiles y pinturas, así como impresos, ejemplares de periódicos, además de libros e interactivos digitales que muestran obras nunca antes vistas en alta definición.

 

Este gran proyecto museístico fue organizado de manera conjunta entre el Philadelphia Museum of Art y el Instituto Nacional de Bellas Artes, a través del Museo del Palacio de Bellas Artes. En Estados Unidos, Pinta la Revolución fue catalogada por The New York Times como una de las mejores exposiciones del año y la muestra de arte mexicano más sustancial que se haya presentado en Estados Unidos, según el periódico británico The Guardian.

 

La directora general del INBA, Lidia Camacho, durante el recorrido previo a la inauguración de la muestra -y en momentos difíciles para México y el mundo-, resaltó la relación artística y cultural que ha existido por muchos años entre México y el Philadelphia Museum of Art: “Desde los años treinta, el Museo del Palacio de Bellas Artes se dio a la tarea de coleccionar nuestro arte mexicano e hizo una itinerancia de las obras más representativas de ese momento a lo largo de varias ciudades de Estados Unidos y Canadá. La colaboración siempre ha sido estrecha y de gran interés por la pintura mexicana, y esta magna exposición ofrece una reinterpretación y un análisis profundo entre el Museo del Palacio de Bellas Artes y el Philadelphia Museum of Art para revisar nuevamente la propuesta que ahora se presenta”.

 

Miguel Fernández Félix, director del Museo del Palacio de Bellas Artes, señaló que la muestra integra piezas de 71 colecciones, de las cuales 40 son nacionales y 31 internacionales, lo cual significa que hubo una búsqueda muy importante a nivel curatorial de acervos que nunca se habían presentado en México.

 

“Es un diálogo más que interesante y que forma parte de la historia del Museo del Palacio de Bellas Artes como un centro muy importante en esta visión de investigar y difundir el muralismo mexicano, ya que una buena parte de la muestra hace énfasis en el periodo de los años veinte reflejado a nivel visual y en el tema educativo”.

 

La muestra pone en diálogo la mirada tradicional y las nuevas perspectivas sobre un periodo de gran trascendencia en la historia del arte mexicano; no se trata solamente de una relectura del muralismo mexicano. Es una revisión y reinterpretación de las diversas manifestaciones artísticas que convivieron en el México posrevolucionario, así como el papel que jugaron los artistas en el proceso de construcción de una nueva nación y la innovación que propusieron dentro de las artes visuales en el siglo XX. Además del muralismo, se podrán apreciar las aportaciones de la gráfica política, el lenguaje vanguardista de la fotografía e incluso algunas obras poco conocidas del surrealismo.

 

Pinta la Revolución abarca ejemplos importantes que dan cuenta de la situación de la época, con obras de artistas mexicanos más reconocidos, como Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Rufino Tamayo y Frida Kahlo; pero también hay notables piezas de otros contemporáneos, nacionales y extranjeros, como el Dr. Atl (Gerardo Murillo), Roberto Montenegro, Miguel Covarrubias, Carlos Mérida, Alfredo Ramos Martínez, Manuel Álvarez Bravo, Saturnino Herrán, Tina Modotti y Henri Cartier- Bresson, entre muchos otros.

 

La exposición está estructurada en cinco secciones temáticas: Modernismo y mexicanidad; Pinta la Revolución, En la Ciudad, Pinta los Estados Unidos y Alegorías oscuras.

 

El recorrido comienza con una revisión del arte moderno en la Ciudad de México durante la década de 1910, en pleno período revolucionario, mostrando el compromiso de muchos artistas con los estilos vanguardistas internacionales como el impresionismo, el simbolismo o el cubismo, incorporaron también en sus obras diversas facetas de la cultura mexicana antigua y moderna. La muestra incluye a los principales grupos vanguardistas activos en la Ciudad de México durante este periodo –como los Estridentistas y Los Contemporáneos- que persiguieron direcciones alternativas en la cultura posrevolucionaria, alejándose de las temáticas de la historia y el folclor, para enfocarse en temas de la vida urbana moderna.

La exhibición también profundiza respecto a la estancia de diversos pintores mexicanos en los Estados Unidos, destacando las imágenes con temáticas tanto mexicanas como estadounidense y enfocándose en trabajos que dramatizaron el encuentro entre el sur y el norte.

 

Finalmente, la muestra aborda la renovación del arte de orientación política y social en México dese mediados de la década de los treinta y hasta el término de la Segunda Guerra Mundial. Entre las piezas que conforman esta selección se encuentra El diablo en la iglesia, de David Alfaro Siqueiros; Barricada, de José Clemente Orozco; La ofrenda, de Saturnino Herrán; Homenaje a la raza india, de Rufino Tamayo; Baile en Tehuantepec, de Diego Rivera y Mi vestido cuelga ahí, de Frida Kahlo.

 

La exposición también cuenta con la colaboración de la Cineteca Nacional para la proyección de 23 películas mexicanas seleccionadas exprofeso; de la Fonoteca Nacional, que facilitó 40 audios (algunos inéditos) relacionados con el contexto de los artistas, y de la Biblioteca de México, para ofrecer un acercamiento digital a algunos libros de la época abordada. Para la proyección de los filmes se contará con el apoyo de investigadores que impulsarán la reflexión de las películas.

 

Ha sido un trabajo transversal con curadores mexicanos y de Estados Unidos, como Renato González Mello, Dafne Cruz, Mark Castro y Matthew Affron. Quiero agradecer a todas las personas que hicieron posible la realización de este proyecto bajo el liderazgo de Miguel Fernández Félix –director del Museo del Palacio de Bellas Artes–, y a todo su equipo, que ha dado la vida y el corazón. Es una exposición francamente hermosa, interactiva y pensada mucho para los niños y jóvenes”, finalizó Lidia Camacho.

 

Después de agradecer la colaboración de las personas e instituciones que apoyaron la materialización de este proyecto, el director del Philadelphia Museum of Art, Timothy Rub, dijo que un aspecto esencial de la muestra es que está centrada en los cimientos del arte moderno mexicano. Por su parte el curador Renato González Mello explicó que Pinta la Revolución es un nuevo intento por mostrar una parte de la historia del arte mexicano, pero con la incorporación al relato y al acopio de obras de los capítulos que en ocasiones se habían omitido o minimizado: "La renovación historiográfica de las últimas décadas ha sido en este campo muy intensa, y estamos conscientes que esto abre la discusión, lejos de cerrarla. Los ensayos del catálogo reúnen textos de académicos consolidados y de investigadores emergentes cuya propuesta es de enorme interés”. Y finalizó con las siguientes palabras: "como ahora se habla mucho de muros, yo quisiera decir qué pensamos en lo museos, qué pensamos los historiadores del arte acerca de los muros: las muros que sirvieron para pintar murales; los muros sirven para colgar cuadros".

 

El concepto curatorial de la muestra estuvo a cargo de Matthew Affron, curador de Arte Moderno de Muriel and Philip Berman, Renato González Mello, director del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional Autónoma de México, Mark A. Castro, curador de Pintura Europea del Philadelphia Museum of Art, y Dafne Cruz Porchini, investigadora de El Colegio de México y colaboradora del Museo del Palacio de Bellas Artes.

 

Proyecto de digitalización

 

Con la finalidad de enriquecer el estudio del movimiento muralista realizado en México y Estados Unidos, ambos museos llevaron a cabo un proyecto de digitalización en alta resolución que permite al público adentrarse a la corriente muralista a través de diversos recursos interactivos. Las obras seleccionadas para éstos corresponden al periodo comprendido entre 1920 y 1940, como los murales El corrido de la Revolución Agraria y El corrido de la Revolución Proletaria que Diego Rivera realizó para la Secretaría de Educación Pública; El retrato de la burguesía, creado por David Alfaro Siqueiros para el Sindicato Mexicano de Electricistas, y The Epic of American Civilization de José Clemente Orozco, ubicado en el Dartmouth College, en Hanover, Nuevo Hampshire.

 

Actividades paralelas y recursos interactivos

 

En el marco de la muestra, y con la finalidad de ampliar la experiencia de los visitantes, el museo presentará un programa de actividades paralelas conformado por charlas con especialistas, recorridos temáticos y visitas guiadas (a las 13:00 y 15:00, de martes a domingo). Entre los ponentes que participarán se encuentran Susana Pliego, Ana Garduño, Javier Garciadiego, Luis Adrián Vargas, Itzel Rodríguez y Sandra Rozental, entre otros.

 

Aunado a ello, y debido a la importancia de esta exhibición, el Museo del Palacio de Bellas Artes ha sumado esfuerzos con la Biblioteca de México y la Fonoteca Nacional, para crear una aplicación hecha especialmente para la muestra que contiene más de 100 publicaciones digitalizadas sobre muralismo y arte moderno mexicano, al tiempo de compartir con el usuario algunos fragmentos auditivos de entrevistas realizadas a artistas como Rufino Tamayo, Carlos Mérida, Juan O’Gorman y Ramón Alva de la Canal, entre otros. Esta aplicación puede disfrutarse tanto en salas del museo como en la sala de consulta de la Biblioteca de México.

 

Asimismo, otra aplicación in situ complementa la experiencia del visitante, se trata de El arte pasó aquí, cartografía digital que señala de una manera lúdica y divertida los espacios donde vivieron algunos de los artistas referidos en la exhibición, los sitios que les sirvieron de inspiración para crear sus cuadros, así como sus talleres y lugares de exposición.

 

De igual forma, el programa de actividades de la muestra es enriquecido gracias a un ciclo de cine que se realizará en colaboración con la Cineteca Nacional del 14 de marzo el 4 de mayo. Las 27 películas serán presentadas tanto en las salas de la Cineteca como en la M. Ponce del Palacio de Bellas Artes y en la Biblioteca de México. Adicional a esto, las funciones que se proyecten en la Cineteca Nacional contarán con la presentación de diversos especialistas en cine como Juan Solís, Alejandro Pelayo, Guadalupe Ferrer, Álvaro Vázquez Mantecón y Carlos Bonfil, por mencionar algunos. El boleto de ambas sedes servirá como acceso entre ellas.

 

Además, con el propósito de ampliar la oferta cultural desde distintas disciplinas, el MPBA en conjunto con la Coordinación Nacional de Música y Ópera del INBA realizarán el concierto Música revolucionaria, así como dos pláticas impartidas por Sergio Ortiz. 

 

Publicación

 

Pinta la Revolución está acompañada por una publicación inédita editada tanto en inglés como en español, ilustrada con imágenes de obra de la muestra y 14 ensayos que reflejan el análisis reciente de la historia del arte mexicano moderno tomando en cuenta perspectivas académicas binacionales. Cabe resaltar que, para la realización de este catálogo, el MPBA contó con el apoyo de la Fundación Mary Street Jenkins.

 

Playlist de la muestra

 

Debido al continuo interés de ofrecer contenidos innovadores y para complementar diferentes lecturas a la muestra, el MPBA presentará dos listas de reproducción musical elaborada en colaboración con Spotify y artistas invitados.  La manera en la que el usuario podrá disfrutar esta experiencia es a través del perfil del museo (mbellasartes) en Spotify, ya sea desde su tablet, smartphone o computadora.

 

La muestra estará abierta a todo público del 10 de febrero al 7 de mayo de 2017, de martes a domingo de las 10:00 a las 18:00. Para mayor información se puede consultar el sitio web del recinto (www.museopalaciodebellasartes.gob.mx), así como sus redes sociales: en Twitter e Instagram, como @mbellasartes, y en Google Plus y Facebook, como Museo del Palacio de Bellas Artes.

 

 

 

 

Autor/Redactor:Redacción Artes e Historia México
Editor: Manuel Zavala Alonso

Pinta la Revolución. Arte moderno mexicano, 1910-1950

 

 

 

 

 

Redes sociales