Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Jueves, 04 de agosto de 2016

The Social Network, ¿los límites entre lo público y lo privado?
Escrito por Manuel Zavala Alonso

Las redes sociales en internet han venido a plantear el derrumbe del muro que existe entre lo privado y lo público. Hi5MyspaceLinkedInFacebook, y Twitter han hecho de enormes vitrinas donde todos los que participan se exhiben en todas sus actividades. Cada una de estas redes sociales tiene sus propias características, herramientas, recursos tecnológicos y alcances; no se puede decir que una u otra sea más potente, simplemente sirven para usos diferentes.

 

Myspace se caracteriza por ser el espacio adecuado para la gente dedicada al entretenimiento: música, video, cine y multimedia. Hi5 es un espacio en pleno declive social; otrora la red social más poderosa, hoy está convertida en un lugar virtual para el ligue e incluso la prostitución; el mal gusto campea en todas sus facetas. LinkedIn es una poderosa herramienta social para los contactos profesionales, al agrupar a la gente por intereses laborales o competitivos. Facebook –la reina de las redes sociales hasta el momento, con más de 500 millones de usuarios– es la más completa en cuanto aplicaciones se refiere, ya que permite concentrar conversaciones, identificar lo más certero a sus miembros, notas, galerías de foto, videos, chat y muchas otras que hacen que esta red creada por Mark Zuckerberg sea la más popular y que sus perspectivas de crecimiento parezcan ilimitadas. Por último, está la recién llegada al vecindario:Twitter. Con un crecimiento exponencial tipo FacebookTwitter es la reina del vértigo por su dinamismo; con las características de un miniblog con posts de 140 caracteres, se ha levantado con la presunta corona de que en esa red están las personas con el más alto nivel educativo –dato de encuesta por demás cuestionable. Lo que sí es cierto es que Twitter, de estar actualmente en el onceavo lugar mundial en consultas, pasará a los primeros lugares junto a GoogleFacebook y Youtube (la plataforma más poderosa de videos que existe sobre el planeta) en el término de unos meses o tal vez un año; ya después quién sabe cuál será su destino, ya que su interfaz tiene serios problemas para la generación de recursos publicitarios, que a fin de cuentas es el quid del asunto en esta sociedad: publicidad y consumo.

 

alt

En toda la fenomenología de internet, las redes sociales vienen a contraponerse a la dinámica natural de la web: la horizontalidad. Las redes se erigen como bunkers o castillos feudales, en medio de los ricos valles de información que es la red de redes, al mantener cautivos a sus usuarios con toda clase de aplicaciones que son sortilegios que no dejan que se alejen. La mayor parte de los miembros que están en las redes sociales permanece más de cinco horas al día conectado a ellas. Eso es una contradicción conceptual en internet, ya que el universo de usuarios se está fragmentando.

 

Tanto Facebook como Twitter (los líderes actuales en materia de redes sociales) se han convertido en el terreno fértil donde todos sus usuarios se exhiben de manera total. Por medio de sus plataformas de contenido remoto, cada participante va exponiendo cotidianamente sus alegrías, logros, frustraciones, tristezas, soledades, furias, soberbias, petulancias, amores, pérdidas y pretensiones sociales, económicas, políticas e intelectuales. Estas redes en internet son el perfecto reflejo de lo que son la sociedad y los individuos, sólo que magnificado porque muchas veces el usuario reacciona de manera aún más visceral al sentirse protegido por una pantalla. El futuro de internet y sus redes sociales es imposible de predecir, como lo es el propio futuro de la sociedad, pero hay que reconocer es que aquellas han colapsado los límites entre lo público y lo privado de la sociedad.

 

 

* * *

 

alt¿La soledad y la incapacidad para relacionarse socialmente fueron lo que motivó a la creación de Facebook? Esa es la tesis que maneja David Fincher en su reciente filme The Social Network, que narra el cómo se fundó la poderosísima red social. Con la línea del brillante guión de Aaron Sorkin basado en el libro The Accidental Billionaires de Ben Mezrich, Fincher –como en sus anteriores películas Seven, El club de la peleaEl extraño caso de Benjamin Button, y Zodiaco– sitúa al personaje central en el límite de las relaciones humanas. Mark Elliot Zuckerberg es dibujado como un joven de extraordinaria inteligencia, socialmente resentido por su incapacidad de relacionarse, sumido en el rencor por el rechazo de los poderosos, y con una absoluta incapacidad para conquistar el amor de una mujer. Lo único que lo salva –según el retrato que hacen de él– es su inteligencia y un único amigo, Eduardo Saverin, al que en un momento dado traiciona por influencia del ambicioso sin medida Sean Parker –creador de la fallidaNapster en internet, que sembró la semilla para derrumbar a la industria disquera mundial en el proceso de comercialización de la música.

 

Con ritmo vertiginoso en cámara y edición, con diálogos brillantes y buen conocimiento acerca de las TI, con una dirección sobresaliente y actores sólidos (Jesse Eisenberg, Andrew Garfield y Justin Timberlake, entre otros), el director nos cuenta su versión sobre cómo nació esta gran pecera en la cual más de 500 millones de usuarios nos exhibimos cotidianamente tanto en lo público como en lo privado. A manera de película de abogados e intrigas, Sorkin y Fincher nos van engarzando en flashbacks la historia de Zuckerberg –que por cierto, el día de hoy fue nombrado por la revista TIME como el personaje de 2010–, cómo fue escalando el proyecto entre pasiones que a la postre se convirtió en Facebook, no sin antes dejar tirados en el camino una serie de amigos, lealtades, amores y mujeres.

 

altSegún la película, tal parece que Zuckerberg es una mezcla entre villano y héroe, por haber creado esa red que hoy es reconocida como la más poderosa del mundo, con un valor de más de 25,000 millones de dólares. Sin embargo, como en todos los casos de la vida, existe la otra verdad, revelada en una entrevista publicada por CNN que desdice muchas de las aseveraciones que hace Fincher en su filme.

 

http://mexico.cnn.com/tecnologia/2010/12/10/lo-que-tienes-que-saber-sobre-facebook-antes-de-ver-red-social 

 

Más allá del carácter de biopic falseada, la película The Social Network de David Fincher es una gran realización por sus méritos cinematográficos, que seguramente le acarrearán muchos premios –incluidos los comerciales y a veces detestados Óscares.

 

Manuel Zavala y Alonso

Coyoacán, ciudad de México, México

16 de diciembre de 2010



Lo último en Marquesado de la Obsidiana

 

¡Yves Klein en el MUAC!
ARTE Y PENSAMIENTO
Alberto Castro en la Galería Metropolitana de la UAM
Fernando Gómez, la mirada en travesía
Wikipedia ¿responsabilidad social?

 

 

 

Redes sociales