Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Jueves, 28 de julio de 2016

René Freire, “Paisajes de oro y plata”
Escrito por Dominique Legrand-Hubert

Calle La Castañeda 44 bis, 2 de febrero

El lugar es una antigua casa de Mixcoac que era propiedad de Mario Rangel Faz, artista fallecido hace tres años. Dos de sus buenos amigos, Vicente Rojo Cama y Mariana Elizondo, se pusieron de acuerdo con su familia y hacen aquí exposiciones, a manera de homenaje al espíritu de Mario y para que su casa le siga acompañando. Expone René Freire, pintor de toda la vida que trabaja y retrabaja, buscando siempre nuevas pistas, una visión que parte de los signos pictográficos orientales interpretados libremente, en una geometría en el espacio. A eso se añade, en la superficie de la tela, un trabajo sobre la luminosidad y la tempestad. Traté de ver con él como construyó la obra presentada.

Lo importante aquí, dice el artista al principio, es el trabajo sobre la materia. La base es de hojas de oro, lo que alude en cierta forma a los retablos de la época colonial en México, pero sobre todo es una materia que brilla y se modifica con la luz ambiental. Su estado cambiante modifica el color, es obra en movimiento. Los collages son esbozos de estos, pero al mismo tiempo valen como obra propia, y a veces están realizados con envoltura dorada de chocolate, el oro de los niños.

Sobre este fondo se vuelve a pintar el blanco original de la tela y aparecen los signos, que para muchos son letras. Dominan la H, la V y la A, aunque René se esforzó en convencerme de que había efes, probablemente por su apellido. Quedándome con las tres anteriores, pensé en Víctor Hugo, gran dibujante en tinta negra, y en Adela H. Luego aparece otro aspecto más misterioso que estudiaremos adelante al detallar Freire uno de sus cuadros, el de los matices en el blanco, el negro y el oro, que abren otros caminos, otras vueltas.

Es preciso mencionar antes que el pintor, cuando era niño, hacia esculturas. Esto me permitió entender porque parece que esculpe la tela: sus trazos gruesos en negro siempre me hicieron pensar en las viguetas de edificios en construcción, y hasta me dan vértigo. Como un cantero trabaja la piedra, cuando esta se agrieta, entra una especie de luz. De por sí, la técnica del dripping remite a la escultura…

La perspectiva es esencial y, si ahondamos un poco en lo de los paisajes, abre muy seguido al cielo. Estábamos hablando de la profundidad en su trabajo cuando dejó entrever una nueva manera de aprender sus intenciones al decir: “La lejanía es más clara y la cercanía más obscura. Más que trazos y perspectivas, son atmósferas y perspectiva”, y la palabra atmósfera nos llevó naturalmente al tema de la tempestad mencionado al principio.

Esta exposición es en efecto la continuación de una que hizo hace tres años, titulada El olor de las lluvias (un verso de Saint-John Perse). Bien se ve cuando comenta la obra siguiente

“Aquí, la lluvia persiste en el dripping y en los varios negros y grises que pueden hacer pensar en las lluvias y en los truenos. Las líneas doradas han sido alteradas, la multiplicidad de grises acompaña a los golpes dados por la línea recta, la matizan. Hay ritmos, bajos y agudos: la parte más blanca es la más aguda, y en la tela de oro, hay tonos menos agudos. Así se puede tocar”.

Debajo de todo esto, si nos ponemos bien atentos a esta opera, está la infinita búsqueda de la transparencia, de una harmonía que se da en la última pincelada.

Terminamos hablando de los soportes, que René aborda en una perspectiva minimalista: “Hago lo que puedo en el espacio que se me imparte y trato de hacer lo mejor con lo que hay. Me conformo con la teoría del menos es más”, para luego contradecirse de manera rotunda: “En el futuro, voy a pintar cuadros más grandes. Es una manera de mostrar el placer de pintar: más grande, más placer”.



Lo último en Vivencias desde el D.F. y otros lugares

 

Ludum Geometriam. Exposición de Emilio Sola en la Galería Málaga
La colección pictórica del fotógrafo Rogelio Cuéllar en el Museo Cuevas
Exposición de Laura Quintanilla en el Museo Cuevas: retro prospectiva
Exposición de Gabriel Macotela en la Galería Machado Arte Espacio: RECUERDOS DEL MAR
Bordando por la paz. Memorial ciudadano por los muertos

 

 

 

Redes sociales