Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Lunes, 03 de octubre de 2016

La contaminación acústica.
Escrito por Bettina Cetto

Ombligo Verde
Ombligo Verde
Foto: Tulio Arroyo Marroquín
 

La contaminación acústica.

 

Bettina Cetto

 

Los expertos indican que la mejor solución contra este modo de contaminación ambiental sería incorporar un estudio de niveles acústicos a la planificación urbana, con el fin de crear "islas sonoras" o insonorizar los edificios: es decir, aislarlos acústicamente. Esto significa evitar que el sonido que producimos se propague a la redonda, y protegernos también del ruido circundante. Otra acción sería adoptar medidas para sensibilizar a vecinos y autoridades, como incluir el tema en campañas de educación ambiental, para que todos contribuyan a bajarle al ruido y a su vez logremos que se aplique la normatividad vigente.

       Por lo pronto, y en virtud de que en mi barrio cancunense tenemos cerca una edificación que no tiene visos de insonorizarse… ¡no tiene paredes! y que, paradójicamente, se ubica dentro de una “isla sonora”, esto en explosivo cóctel con una autoridad municipal insensible hacia el tema, aquí les dejo mi queja que ingresé el día de hoy ante la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo. Esta sencilla acción se puede tomar directamente desde nuestras computadoras, por lo que he llenado un formato con los datos que me han solicitado:

 

Narre los hechos que considere violatorios:

En el lapso del último año denunciamos de nuevo ante las autoridades de Ecología de Benito Juárez la CONTAMINACIÓN POR RUIDO que sufrimos los vecinos del Ombligo Verde. No han surtido efecto nuestras quejas porque no hay voluntad de solución, ni por parte de la autoridad y desde luego tampoco del infractor. Todo lo contrario por parte del infractor: la Prelatura de Chetumal, AR, pues se observa que a partir de que se emiten las denuncias, con más frecuencia e intensidad utilizan sus altavoces en espacio abierto, sin importarles hora, ni intensidad, todos los días y, en ocasiones, hasta la medianoche, contraviniendo las fracciones VII y VIII del Artículo 352 del BANDO DE GOBIERNO Y POLICIA que rige en nuestro municipio. Es una actitud de prepotencia, auspiciada sobre todo por la Secretaría de Ecología y Desarrollo Urbano, quien demuestra insensibilidad hacia el problema, solapa a los infractores y opera con la idea de que el límite máximo de ruido permisible en zona residencial es de 60 db en horario de 6:00 a 22:00, y de 55 db en horario de 22:00 a 6:00.

       En virtud de lo anterior, no sorprende que el C. Director General de Ecología pase por alto que el infractor, en este caso, la Prelatura de Chetumal A.R., SÍ REBASA LOS LÍMITES MÁXIMOS PERMISIBLES DE EMISIÓN DE RUIDO. Lo anterior puede corroborarse mediante el oficio DGE/CJ/3786/2015, donde se me notifican las mediciones realizadas el 20 de agosto de 2015 (no indican la hora), y que arrojan 60.0165 db. Esto, argumenta el C. Director, está bien.

      ¿No sabe que DESDE FINES DE 2013 SE MODIFICÓ EL NUMERAL 5.4 DE LA NOM-081-SEMARNAT-1994, y que el límite máximo permisible que aplica es de 55db en horario de 6:00 a 22:00, y de 50 en horario de 22:00 a 6:00? Nótese también que han transcurrido ocho meses sin que  conteste al Mtro. Tulio, como mandata el Art. 8º. Constitucional.

       Nos sentimos indefensos ante un problema que afecta nuestra calidad de vida y nuestra salud. El derecho al descanso y a disfrutar de un medio ambiente sano son derechos constitucionales fundamentales consagrados por el Artículo IV Constitucional y están siendo sistemáticamente violentados en nuestro municipio.

       Yo digo, si el gobierno municipal no se ocupa siquiera de estar atento a las publicaciones del D.O.F., de actualizar su normatividad, ¿qué podemos esperar?

 

La autoridad contra quien está presentando la queja:

Presidente Municipal de Benito Juárez, Q.Roo.

Cabildo de Benito Juárez, Q.Roo.

Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología del Municipio Benito Juárez, Q. Roo.

Dirección de Ecología del Municipio Benito Juárez, Q. Roo.

 

Señale las pruebas con las que se cuente:

1.  14 agosto 2015/ Denuncia ambiental por ruido del C. Tulio Arroyo Marroquín dirigida al C. Director General de Ecología

2.  7 septiembre 2015/ Solicitud de respuesta vía Infomex a la denuncia del 14 de agosto

3.  Oficio DGE/CJ/3724/2015 Notificación de la respuesta del C. Director General de Ecología dirigida, no al agraviado quien puso la queja, sino a una persona cuya dirección es el predio donde se encuentra edificada la catedral.

4.  24 septiembre 2015/ Denuncia ambiental por ruido de la C. Bettina Catarina Cetto Kramis dirigida al C. Director General de Ecología

5.  Oficio DGE/CJ/3786/2015 del C. Director de Ecología Municipal a la C. Bettina Catarina Cetto Kramis

6. D.O.F. “ACUERDO POR EL QUE SE MODIFICA EL NUMERAL 5.4 DE LA NORMA OFICIAL MEXICANA NOM-081-SEMARNAT-1994, QUE ESTABLECE LOS LÍMITES MÁXIMOS PERMISIBLES DE EMISIÓN DE RUIDO DE LAS FUENTES FIJAS Y SU MÉTODO DE MEDICIÓN”

7.  BANDO DE GOBIERNO Y POLICÍA Fracciones VII y VIII del Artículo 352.

8.  Antecedente: Queja enviada con fecha 15 julio 2015 a la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo. Ref: EXPEDIENTE  No. VG/BJ/355/07/2015-3.



Lo último en Entre el mar y Coyoacán

 

Edificaciones en un paisaje volcánico de México
100 años de arquitectura y diseño en Alemania: Deutscher Werkbund 1907-2007
Luis Barragán y su maestría con los jardines.
Los predios públicos de Malecón Tajamar
El mundo mágico de la traducción

 

 

 

Redes sociales