Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Jueves, 04 de agosto de 2016

Efervescencia en la calle maleva
Escrito por Eduardo García Aguilar

 

Por Eduardo García Aguilar

Junto a Bastille la calle maleva se llena de electricidad a medida que llega la medianoche del viernes y los jóvenes de los suburbios acuden ebrios ya a desbocarse en la madrugada. Un enorme muchacho golpea a su novia y de inmediato otros la rodean para defenderla y las bandas estallan en una contienda relámpago que rápidamente se controla, como si estuviésemos en una escena de la legendaria película hollywodense West Side History. La calle de Lappe es así desde hace siglo y medio, con sus luces intermitentes y los anuncios de neón de los distintos bares a donde se han dado cita para bailar decenas de generaciones de noctámbulos. El Balajo, rey del tango en los tiempos de entreguerras, el bar cubano, el dancing de las tapas españolas, y uno tras otro diversos sitios de rock, samba, salsa, reggaeton, ritmos africanos, música de las antillas o de variedad francesa y mil metederos más que siempre están llenos.
     Es el barrio de la Bastilla, el mismo que trae los recuerdos de la Revolución de 1789, cuando los proletarios del suburbio de San Antonio derribaron piedra por piedra la cárcel llena de rebeldes y libertinos. Ahora, solo quedan bajo tierra algunos pedazos de los cimientos pétreos de aquella mazmorra famosa donde morían los erráticos y que dio el nombre a la revuelta que terminó con la vieja monarquía borbónica. Ahora es una inmensa plaza circular donde cruzan los autos que vienen y van en todas las direcciones circundando un obelisco en cuya punta vuela un ángel desnudo de oro iluminado por la luna llena.
     El obelisco fue construido en homenaje a otras revoluciones sucedidas después de la primera y la más grande de 1789 a lo largo del siglo XIX, centuria que jugó pin pong entre nuevos emperadores emergentes como Napoleón el corso, restauraciones aristocráticas borbónicas y napoleónicas y nuevas revoluciones democráticas conquistadas por la generación de los románticos y más tarde por sus herederos los utopistas derrotados al fin en 1871, cuando la Comuna de París fue aplastada en sangre y fusilamientos en masa. O sea que Bastille es y ha sido un nido de rebeliones, sitio de encuentro de pensadores y desde su centro salen otras avenidas que van a la Plaza de la República o a la Plaza de la Nación, arterias que cíclicamente son pobladas por manifestaciones multitudinarias de sindicalistas o militantes políticos de diversas tendencias.
     Pero nada igual a la maleva calle de Lappe, a la que se accede por la menos antigua y animada calle de la Roquette, que lleva el nombre de otrá prisión y vive siempre entre olores a chorizo, cuscús y crepes y el bullicio de los conversadores que discuten llueve o truene sobre el futuro del mundo o sobre las noticias de la farándula o del fútbol. Al costado de Bastille está el Bar Restaurante Falstaff que nunca cierra y es el refugio de todos los hambrientos borrachines que salen de los grandes centros de diversión cercanos como L'Angora, el Balajo, el Bar Latino o el Sanz, estos últimos dotados de varios niveles enfebrecidos de fiesta interminable al calor de la actividad de los discjokeys y la danza de los clientes de todas las edades.
     En la calle del suburbio de San Antonio hay igual electricidad en plena madrugada cuando se agolpan afuera los que no han sido admitidos al Sanz o al Barrio Latino y cruzan con la música a todo volumen los autos de los jóvenes bandidos de la droga, franceses de origen magrebí o africano que imprecan a los transeúntes y son arrogantes como todos los arribistas y los narcos del mundo, todopoderosos sin ley cuyo único lenguaje es el dinero y la violencia, la agresión y la amenaza. Su movimiento es circular y desbocado entre estas arterias, mientras afuera de la Nueva Opera los taxis esperan en fila a los clientes y los autobuses Noctambus recogen a los jóvenes pobres que regresan a los lejanos suburbios.
     A unas cuadras, en la Plaza de la República han comenzado de nuevo los enfrentamientos de los izquierdistas con la policía, como ocurre desde hace ya casi un mes día a día, en una rutina que se ha impuesto en la Noche de Pie, a medida que se solidifica el movimiento de los indigandos locales que sueñan con un ingreso básico para todos los ciudadanos y el derecho al ocio y la pereza propugando por Paul Lafargue, el yerno de Marx. Cuando terminan hacia las dos de la mañana actividades militantes, debates, proyecciones de cine alternativo y comprometido y los discursos políticos, un núcleo final de un centenar de revoltosos anárquicos comienza la construcción de barricadas con mesas y basuras, latas de cerveza y el disparo de todo tipo de proyectiles ante la arremetida de las fuerzas del orden.
     Y entonces decenas de patrullas y vehículos policiales recorren el barrio por las avenidas con sus luces y sirenas encendidas y acuden a la refriega que poco a poco se va extinguiendo hacia la madrugada en los barrios del noreste de la ciudad. La calle maleva de Lappe va vaciándose de sus fiesteros y el barrio vuelve a cierta calma. En algunas esquinas o bajo portalones duermen sobre colchones familias de inmigrantes con sus hijos o vagabundos con su perros, una población que en los últimos años ha aumentado vertiginosamente con la llegada de oleadas de desplazados que huyen de las guerras de África y el Magreb o de Oriente Medio y se han logrado infiltrar en Francia, aunque de manera mucho más reducida que en Alemania. Ellos están ahí esquina tras esquina, en las riberas de los canales, debajo las arcadas del metro aéreo o al borde de las vías del ferrocarril, más allá de las estaciones del Norte y el Este.
     La ciudad sigue su ritmo. El bar restaurante Falstaff de Bastille sigue abierto para los habituados de los after show de toda la zona, esas fiestas que siguen hasta al amancer para las insaciables nuevas generaciones nacidas en el año 2000 o en este siglo XXI, que ya están llegando a la mayoría de edad y renuevan siglo tras siglo la divisa de la ciudad como una fiesta que no termina nunca. París es una fiesta, decía Hemingway. Solo que ahora, como en otros tiempos pasados, las guerras y las crisis vuelven a estar más cerca y después de los atentados de noviembre no queda para ellos más que divertirse, bailar y beber antes de un improbable cataclismo.


Lo último en Blog literario desde París

 

Gregorio Samsa en Cartagena
El mito de Andrés Caicedo
Cuarenta años del Pompidou
El año de Francia y Colombia
Humillación de México

 

 

 

Redes sociales