Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Martes, 28 de febrero de 2017

Ludum Geometriam. Exposición de Emilio Sola en la Galería Málaga
Escrito por Dominique Legrand-Hubert

El azar objetivo es una coincidencia que, por su carga emocional, se vuelve significativa. Un ejemplo de este azar se dio cuando hace unos años me tocó entrevistar a Emilio Sola en Playa del Carmen. Al hablar de los cielos y de la pintura, le comenté que un amigo mío ponía, como Goya, un fondo rojo en sus lienzos. Entonces mi interlocutor exclamó: ¡Jorge Camacho!

 

Resulta que este gran pintor cubano radicado en París fue mi amigo en el grupo surrealista en los años setenta y él de Emilio en los años noventa, amigo por ambos muy querido y recordado. Le escribimos juntos un homenaje y la palabra clave fue, por mera casualidad, la que pronuncié en la playa  sin saber a dónde nos iba a llevar: un fondo rojo como Goya. Y otro punto interesante fue que un  español  y un francés brindaran con mucha emoción en una playa de  Yucatán  saludando a un cubano que vivió en Paris, y a su mujer madrileña Margarita.

 

El respecto al llamado de los signos y al valor del azar objetivo, donde se encuentran y se pelean la libertad y la necesidad es básico en la manera como el artista concibe su trabajo: Le viene una idea. La plasma en un cuadro, en dos cuadros y si sigue bien, ya habrá una serie.

 

En esta exposición la idea es la cruz materializada con sus doce ángulos, que puede girar y prestarse a múltiples interpretaciones, así como el uso del número áureo llamado Phi. Esto aparece en todas las obras de manera sugerida, sin insistir.

 

Lo importante para el pintor es que sus obras abren un espacio en el que el espectador termina la obra, cómo lo decía Octavio Paz de la poesía, al interpretarla como se le da la gana...de la misma manera los cuadros evolucionan por sí mismo , toman su propio camino a pesar del artista o más bien en una suerte de complicidad o connivencia con él , durante el proceso de elaboración, tan fuerte es el azar de los encuentros y de la creación, y después el que adquirió una obra la verá a diario diferente.

 

"La pintura es un poema sin palabra".

 

Esta frase del poeta romano Horacio conviene al trabajo que aquí se presenta. Cada obra nos sitúa en el umbral de un viaje experimental, sin evidenciar ni dar una pista propia, nada más sugiriendo caminos. El universo simbólico en el que se inscriben las cruces es un sendero que lleva a todas las interpretaciones posibles, pero las cruces también pueden ser sólo indicadores.

 

Otro signo del azar: el que esta galería tuviera cuatro espacios diferentes hizo que Emilio Sola cambiara el formato de sus cuadros para que fueran más variados, al contrario de otras exposiciones suyas más minimalistas.

 

Enigma y poesía, libres juegos y geometría estricta se combinan aquí de manera singular, para el goce del que los descubre y los reinventará.

 

Galería Málaga Arte Contemporáneo. Calle Malaga 92. Insurgentes Mixcoac, Ciudad de México, a partir del 2 de Marzo.



Lo último en Vivencias desde el D.F. y otros lugares

 

Exposición de Jesús Reyes Cordero en la Galería Machado Arte Espacio en la Ciudad de México
Exposición colectiva el sábado 20 de mayo en el Restaurane Chirunda de la Colonia Roma
La colección pictórica del fotógrafo Rogelio Cuéllar en el Museo Cuevas
Exposición de Laura Quintanilla en el Museo Cuevas: retro prospectiva
Exposición de Gabriel Macotela en la Galería Machado Arte Espacio: RECUERDOS DEL MAR

 

 

 

Redes sociales