Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Lunes, 08 de agosto de 2016

Espíritus del Superflat
Escrito por Ernesto Zavala

Texto de Sala para la exposición "Invasión Yokai" de Rilke Guillén en Galería Quimera.

“El fantasma ayuda a pasar cualquier momento de vigilia o insomnio, es una pequeña novela de bolsillo que uno lleva siempre consigo.”

Roland Barthes

Como un mangaka, Rilke pone evidencias frente a nosotros de que los fantasmas y espíritus están en todas partes. Exhibe las pruebas que ha encontrado de una invasión a gran escala, mientras que el mundo prepara la campaña publicitaria de la Tercera Guerra Mundial por su cuenta, ignorando a los mensajeros posmodernos. Es una intervención del espacio exterior; las piezas de esta exposición amalgaman serigrafía, grabado, pintura y escultura, en un primer acercamiento total del artista a las invasoras, las Yokai, fantasmas, espíritus contemporáneos. Cada época tiene sus conceptos y sus fantasmas, escondidos o camuflados, esperando el momento para hacerse presentes.

Así, Hegel había dedicado su fenomenología a El Espíritu; y, aunque Marx logró casi una victoria por K.O. al idealismo, inicia también el Manifiesto Comunista asegurando que, Un fantasma -recorría entonces-  Europa. El psicoanálisis sin la noción de fantasma no podría haber echado a andar su maquinaria, exitosa industria que se ajusta a las necesidades como si se tratase de escoger un modelo de automóvil. Este verano, por su parte, Hollywood ha hecho toda una parafernalia al respecto; con bombo y platillo, abren la temporada de Cazafantasmas. Espíritus y fantasmas son a menudo mal interpretados; por ejemplo, considerados por periodistas de ciencia ficción como fenómeno OVNI. Pero hacia donde miremos con atención, podríamos encontrar cómo un “mundo espiritual” o “espacio exterior”, trata de hacer contacto con nosotros. Sin embargo, en la exposición, Rilke no sólo da pistas al azar, también nos alerta de algo más allá de un contacto o una aparición, nos vaticina una invasión.

Hay en su serie Yokai una aproximación a la mujer desde una perspectiva que combina el manga, en el que crea una historia alrededor de personajes de mitología contemporánea, con un trabajo artístico en dos y tres dimensiones. Las piezas muestran los personajes híbridos originarios de los cuales habría descendido la vida en la tierra, que no son mujeres con cabezas de animales. Estos espíritus, en cambio, habrían sido representados y adorados por civilizaciones antiguas. Lo que observamos en las piezas de Rilke es un arte igualmente primitivo, sólo que realizado en la actualidad. Sus obras hablan de aquellos fantasmas originales que vuelven después de haber sido olvidados por la civilización.

La combinación de sensualidad y animalidad que habría dado origen a la civilización es entonces la que vuelve para acabar con ella. ¿Habría forma de resistirse? Las imágenes de Rilke señalan la fuerte conexión que se tiene con la cultura japonesa, cultivada desde los dibujos animados y que florece con la tecnología, una sociedad fuertemente inspirada por la guerra. El movimiento artístico japonés superflat de Takashi Murakami rompe los límites del propio consumismo, haciendo también combinaciones de elementos desde la sensualidad, la animalidad y la mitología. Las obras de Rilke llevan esa exploración del consumismo hacia el espacio exterior anticipándose además a una guerra, el reloj está a cinco minutos del post-apocalipsis.

La guerra como porvenir da a las piezas tonos de ironía. Están situadas en una época iluminada por neones y tecnología, su poder de atracción tiene perfumes de fatalidad. Ese doble filo con el que hablan las piezas, de atracción y resistencia, es también un elemento que da fuerza a la exposición. Es un cierto dramedy respecto al papel de la mujer “Ona”. Lo femenino no sólo encerraría esa cualidad originaria sino también una teleología destructiva, mayor y más actual que lo masculino. La revolución sexual habría sido un detonador para esta guerra. El papel del hombre sería el del vacío que estas guerreras estarían apetitosas por devorar.

El Ataque de las Yokai del Espacio Exterior abre numerosas lecturas. Es un viaje manga, una pequeña novela de bolsillo al espacio con boleto redondo. Vuelve a situar de regreso sobre la Tierra. Las esculturas son bustos victoriosos de la naturaleza, ¿Quién es el fantasma?, ¿El que desaparecerá para siempre? Es una cuestión de la presencia, la existencia. El creer o no incluso en la propia presencia, la de nuestros antepasados y  nuestros descendientes, que en el caso de las Yokai serían la misma cosa. 



Lo último en Salidas de Emergencia

 

Anatomía Abstracta
Das Auto
Carta Editorial
Arte Contra Natura
ArtSpace Orgullo LGBT

 

 

 

Redes sociales