Artista 10,2017

(Octubre 2017)

Rubén Maya


 

Fecha: 2017-10-06

compartir en facebook  compartir en twitter

Sueños Psico-Imaginarios, 2015
Sueños Psico-Imaginarios, 2015

 

Rubén Maya desarrolla una obra sólida y consistente, tanto bidimensional como tridimensional, que parte de ideas y conceptos complejos, claramente expresados a través de series realizadas en diferentes soportes, en los que destacan, por un lado,  las instalaciones o, como él las define, intervenciones espaciales sonoras; y  por otro, el dibujo y la gráfica, principalmente.

 

Desde que inició su trayectoria artística, ha predominado y mantenido la figura humana –a veces mutada o transformada-, con un carácter simbólico, presente en toda su obra.

 

Uno de los temas que trabajó inicial y ampliamente fue en torno a la demencia y a la pérdida del sentido de la realidad, representada mediante cuerpos desmembrados y la persistente imagen de la jeringa, no como una referencia precisa a las drogas, sino que es la representación simbólica de la adicción, como actitudes o acciones que derivan en la enajenación del ser.

 

Posteriormente comenzó a trabajar temas relacionados con el Apocalipsis, dando origen a una serie de paisajes metafísicos. De aquí derivó al aspecto Junguiano que se refiere a la parte oscura de la personalidad, hasta transformarse en la idea de la sombra síquica; es decir, la otra parte del ser, aquella que acompaña al ser humano tal cual una sombra, que permanece oculta pero siempre presente en los individuos.

 

Sin embargo, por sorprendente que parezca, detrás de los personajes transformados, el artista busca la luz a través de la sombra de estas imágenes, como una forma de liberación, de concientización y de asimilación de la oscuridad interna.

 

La presentación del cuerpo ­- ya sea desmembrado, entero o vendado- en la obra de Rubén Maya tiene especial relevancia, y hace referencia a lo simbólico, fundamenta en su obra, como la venda que representa  al cuerpo enfermo y al mismo tiempo, a la cura de la enfermedad. O bien, el cuerpo como contenedor de emociones, de la vida;  como receptáculo y contenedor de la energía vital.

 

De igual manera, representa el cuerpo transformado en una mutación hacia lo que el artista define como la animalidad interna, a través, sobre todo, del dibujo.

 

Más adelante, el cuerpo es simbólicamente mutado, con imágenes en donde el pie asume el lugar de la mano; el pie sostiene al cuerpo pero al cambiar su ubicación se vincula con el planteamiento de la transformación del mundo que el ser humano realiza por medio de las manos.

 

Posteriormente  el cuerpo es utilizado como receptáculo y al mismo tiempo recurre a elementos, símbolos de interacción entre la parte  oscura –la sombra- y el espíritu. Es decir, busca la interconectividad de lo que sostiene al cuerpo, que es energía vital y que a la vez se vuelve transmisor de experiencia y conocimiento. Rubén Maya también se refiere a la física cuántica, como acción contenida o relacionada con el conocimiento oculto, que proyecta a través de su obra y con los elementos simbólicos como los ojos, la pirámide, el compás, la regla,  la luna, etc.

 

La imagen repetida del ojo, en los rostros o el cuerpo, está asociada directamente a la mirada en un sentido más metafísico: “mirar con la razón y con el corazón”;  es decir, la doble mirada y su relación con la otredad en busca del equilibrio, así como la presencia de la dualidad.

 

Los ojos aluden a la idea de la percepción sensitiva del mundo por medio del cuerpo.

 

Este complejo pensamiento del artista tiene fundamentalmente dos canales: uno de ellos es el dibujo que, al ser un medio directo –y esto tiene que ver con el proceso mental en el que las ideas se ejecutan a través de la mano- e inmediato, para transmitir conocimientos e ideas. En este punto, es preciso destacar el papel del dibujo en la historia del arte, no como una forma de como representar la realidad o el objeto, sino entendido como herramienta de aprehensión y de conocimiento.

 

Por otro lado, en las series de dibujos y grabados, en los que desarrolla diferentes trayectorias de líneas, minuciosas y precisas que generan una sucesión de ritmo y movimiento, Rubén Maya alude a la animalidad interna, el lado primitivo que hay en cada ser humano.

 

En la obra bidimensional hay una relación con imágenes postmedievales -que, entre otros aspectos, representan la blasfemia-: en el imaginario propio de Rubén Maya extraños seres híbridos de cuyas bocas surgen personajes zoomorfos.

 

Rubén Maya radicó en España para estudiar el doctorado, pero en términos más personales, significó una experiencia profunda de catarsis espiritual que dio a su obra un nuevo viraje y que a su vez definió más claramente la importancia de la corporalidad. Su trabajo se expande hacia nuevos soportes y medios tridimensionales. A partir de ahí se involucró con la escultura y las instalaciones, llevó cursos de canto lírico que integró con cantos tibetanos o, como él señala, armónicos intencionados. De aquí surgieron las intervenciones sonoras; es decir, instalaciones impactantes en las que despliega un conjunto de recursos como luz y sonido, además de sus figuras, ya características en su obra.

 

En estas ambientaciones la intención del artista es profundizar en el pensamiento invisible para comprender los complejos procesos internos. Esta idea es manifestada a través de la manipulación del espacio y el uso de distintos lenguajes formales; es decir, desde su propio sentido vital –el cuerpo- expresar el conocimiento ancestral transmitido mediante la experiencia plástico-visual.

 

En estas intervenciones espaciales, Rubén Maya puede desplegar las figuras intercaladas con pinturas fluorescentes, elaboradas en acrílico y pastel, que se activan en la oscuridad. Allí se revela la verdadera imagen, aflorando el ser oculto, subyacente y sólo visible en la oscuridad.

 

El espectador entonces, se ve enfrentado –confrontado- a personajes que se repiten para señalar o para anular el problema o carencia emocional de cada individuo. En sus instalaciones, cada personaje es diferente y puede expresar emociones profundas como el miedo, la soledad, la ansiedad, etc. El sonido, los cantos que son oraciones mántricas, tienen la intención de tranquilizar, de proteger al espectador de sus propias reacciones que suscitan estos ambientes. Desde este punto de vista, se pueden definir como instalaciones espirituales, con un trasfondo catártico.

 

El términos generales, el proceso del artista contemporáneo es recolectar ideas y objetos, organizarlos y proyectarlos –como señala el artista-, mediante un procedimiento muy conceptual y mental, pero Rubén Maya, al componer las ambientaciones, va más allá porque integra elementos diversos que establecen un vínculo directo entre mente, pensamiento, emoción y creación. Desde que construyó su identidad de manera muy particular, destaca la presencia del bestiario medieval, el Apocalipsis como elemento simbólico llevado a lo metafórico, al conocimiento oculto, la sobra síquica y a la experiencia vital, emotiva y personal. 

 

Rubén Maya es originario de Huimilpan, Querétaro  (20 de junio de 1964 www.rubenmaya.com).

 

Entre 1984-1989 estudia la Licenciatura en Artes Visuales, Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM. 1995-1996; además, Maestría en Grabado en la Academia de San Carlos de la UNAM (1997-2001); Maestría en museografía y exposiciones y Doctorado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid en España.

 

Premios y distinciones: (selección) Primer lugar en la VI Bienal Internacional de Gráfica Ciudad Juárez, Chihuahua, México. 2006, 2001 Primer lugar en "The LatinInovation Award" Pintura, Unilever-AddedValue, Londres, Inglaterra. Primer lugar en la V y IX Bienal Nacional Diego Rivera. Sección dibujo, INBA, Guanajuato, México. 1999 y 2001 Premio especial XVII Edición del Premio Firenze, sección gráfica, Florencia, Italia. 1991 Primer lugar en la I Bienal Nacional José Clemente Orozco, sección dibujo. Gobierno del Estado de Jalisco y CONACULTA. 1990 Primer lugar en la X Encuentro Nacional de Arte Joven, sección dibujo. Aguascalientes y Museo Carrillo Gil - INBA. México. 1988 Primer lugar en la Bienal Nacional Gráfica del Salón Nacional de Artes Plásticas, INBA, celebrado en el Museo de Arte Moderno, México, D.F

 

Becas y preseas (Selección): 2011 Beca de Residencia en el extranjero. Colombia, FONCA. 2005 Beca Residencia de producción, Centro Banff, Alberta, Canadá, FONCA. México. 2004 Beca-Apoyo Artes por todas partes. Secretaría de Cultura, CDMX. 1997 Beca para estudios de posgrado en el extranjero. FONCA- CONACULTA. 1995 Beca Jóvenes Creadores, sección gráfica, FONCA-CONACULTA. México. 1989 Beca de estudios otorgada por el gobierno de Estados Unidos para los estados de Massachusetts, (Boston) Nueva York, Washington y Nuevo México. Embajada de USA en México. Laurel de oro a la calidad, Same Out Group, Barcelona, España. 1994, Medalla Gabino Barreda al Mérito Universitario, otorgada por la UNAM, 1989.

 

86 Exposiciones individuales y más de  y más de 180 colectivas: (selección) 2017 Observantes del pensamiento urbano, esculturas, Acueducto de Queretaro, Qro. 2017 La Sombra del Monstruo Ser, Museo Mural Diego Rivera, INBA, CDMX. 2016 Psico-Seres de Acción Onírica. Instalación, Museo de la Ciudad de México. CDMX. 2013 Del cuerpo al nahual-psique. Museo de Arte Contemporáneo de Colima, México. 2012 Refugios del cuerpo-tiempo. Museo de Arte Contemporáneo 8, Aguascalientes. 2011 De lo irreductible-sonoro a lo espacial-lumínico. Museo Ex Teresa Arte Actual INBA, CDMX, 2008 Estética del Yo Museo Diego Rivera, Guanajuato, México. 2007 De tu luz mi luz. Stand Art Facts en la Feria de Arte Contemporáneo MACO, DF. Allegory of mutability. Instalaciones en Audunbakkenfestivalen, Disena, Noruega. Regresiones Internas– Alternas. Museo de Arte Contemporáneo de Tamaulipas, 2005 Regresiones de lo Aparente. ChateuCorbin, Liverdun, Francia, 1998 Act of silence. Jane Amstrong Gallery, Holland, Michigan, USA, 1997 Ascensions áureas. Galerías de Casa Lamm, DF. 1994 Tentlalia. Museo Nacional de la Estampa, INBA, DF. 19931998 Animalias. Museo de Arte Moderno, CDMX. Small.Gallery Juno, Soho, New York City, USA.

 

Participaciones como jurado: (selección) Premio Nacional de Ciencias y Artes, Secretaria de Educación Pública 2014, México. Programa de Apoyo para Estudios de Posgrado en el Extranjero, FONCA, CONACULTA. XV Bienal de Artes Visuales del Noroeste 2015, FONCA, Premio de Pintura Aranda del Duero. Burgos, España. II Paint and Sculture Prize, Holland, Michigan. USA. 

 

Autor/Redactor: Daniela Cuéllar
Editor: Manuel Zavala Alonso

Esculturas en cantera y bronce 2017

 

 

Gráfica

 

 

Dibujos 2015-2016

 

 

Instalación 2004-2012

 

 

Obra reciente

 

 

Instalación reciente 2013-2016

 

 

Estudio

 

 

 

 

 

 

 

Redes sociales